Se manifestaron los estatales y se metieron en dos ministerios

Copado: los dirigentes estatales quisieron escrachar a Jorge pero la Policía no los dejó llegar. Terminaron entrando en las oficinas de dos ministerios. El ministro Rodríguez se ofuscó porque le golpearon la puerta, acompasando los cánticos. Discutió con los gremialistas en su propio despacho, copado por los manifestantes.
Un grupo de delegados y dirigentes de la Mesa Intersindical se manifestó ayer en Casa de Gobierno y se metió a la fuerza en los despachos de dos ministros, Abelardo Ferrán, de la Producción, y César Rodríguez, de Gobierno y Justicia. El episodio ocurrió en medio de los reclamos por un mayor aumento de sueldo.

Los estatales habían programado otro escrache frente al despacho del gobernador Oscar Mario Jorge, una medida similar a la de la semana pasada y a una anterior, hace quince días, frente a la residencia gubernamental, donde inclusive quemaron neumáticos . Pero ayer la Policía no los dejó pasar hasta el pasillo contiguo a su despacho, en el segundo piso del edificio.

Los manifestantes primero pasaron por el área de Contaduría. Luego aplaudieron y golpearon frente a las puertas del ministro Ferrán. El bullicio provocó que el funcionario se asome a la puerta. Y los manifestantes terminaron ingresando al despacho, con cánticos, aplausos y silbidos. Ferrán no se opuso y se mostró tolerante, sonriente.

Después de unos minutos, los estatales salieron dándole la mano y algunos, hasta un abrazo. De ahí enfilaron para el despacho del gobernador, pero custodios y policías les bloquearon el paso. Entonces, algunos golpearon las puertas del despacho de Rodríguez, acompañando el ruido de la batucada y los cantitos.

El ministro abrió la puerta, visiblemente ofuscado. Los estatales se le metieron dentro del despacho, donde hasta segundos antes conversaba con un funcionario de la cartera. "¡Unidad, de los trabajadores, y al que no le gusta, se jode, se jode!", le cantaron, desafiantes, en pleno rostro.

"Conmigo hablaron siempre. Pero esta no es la forma. Casi me rompen la puerta", fue la queja airada de Rodríguez. El funcionario reprochó que "si no abría la puerta, la hacían pelota". Dijo que los golpes hicieron saltar la llave de la cerradura.

Pero los representantes estatales no se amilanaron. El judicial Guillermo Severio le recriminó que el 4% de aumento de sueldos "no es lo mismo" para los empleados estatales que para los funcionarios provinciales. "La Policía no nos deja caminar y Jorge no nos atiende. Alguna reacción puede haber", justificó Jorge Lezcano, de UPCN.

"Esto tiene que ver con una promesa incumplida del gobernador. No cumplió, había dicho que en febrero nos sentábamos a hablar del salario de 2009. Es lógico que se acabe la paciencia. No se puede esperar más", explicó el secretario general de ATE, Roberto Simpson. "Usted estuvo en esa reunión", le apuntó Carlos Rossi, de los viales.

A esa altura, Rodríguez ya había contenido sus ínfulas. Entonces prometió que transmitiría el pedido de una audiencia con el gobernador. A la salida, varios dirigentes también le tendieron la mano. "Yo no soy el ministro, yo soy Gogo", le dijo a uno de ellos, como si eso alcanzara para disimular la distancia que los separa.

A la salida, los dirigentes de los gremios contaron que hoy se manifestarán en General Pico y que continuarán "activando" la movilización por el reclamo salarial, recorriendo la provincia. Advirtieron que podrían confluir en una medida de fuerza más contundente, si eso madura en un mandato de las bases. "El 4% es una burla", repitieron a coro.

Comentá la nota