Los manifestantes no quedaron conformes y prometen redoblar la protesta

Medio centenar de vecinos y cuatro organizaciones sociales marcharon en la mañana de este viernes a la Municipalidad. Esperaban reunirse con la intendenta Rosso pero fueron recibidos por dos funcionarios. Al final, consideraron que el gobierno municipal no respondió con soluciones a la mayoría de los reclamos.
Las organizaciones sociales locales que hoy marcharon a la Municipalidad, prometen definir una nueva estrategia y redoblar su capacidad de protesta tras considerar insuficientes los logros conseguidos luego de reunirse con funcionarios a lo que le plantearon una serie de reclamos.

Si bien anunciaron a media mañana que iban a ser recibidos por la intendenta municipal, Graciela Rosso, representantes del Polo Obrero Luján, MTC Frente Darío Santillán, el Movimiento Independiente de Agronomía y CTD Aníbal Verón fue escuchados por un par de funcionarios (secretario de Salud y la sub secretaria de Desarrollo Social) que al cabo del encuentro no hicieron declaraciones a la prensa.

Los dirigentes sociales, en cambio, hicieron asambleas por separado en plaza Colón, debatieron los pasos a seguir, quemaron gomas frente a la Casa Municipal mientras decenas de policía seguían llegados de distintos y lejanos puntos de la provincia seguían apostados en el edificio publico y sus alrededores.

Diego Motto, del MTC Darío Santillán, expresó su disgusto por el desproporcionado dispositivo policial que duplicaba en numero a los vecinos manifestantes. En cuanto a los reclamos que plantearon, solo obtuvieron como respuesta favorable la entrega de alimentos para los comedores sociales. "El resto de las reivindicaciones, no pasó nada", dijo y esto comprende el pedido denegado de materiales para obras en barrios Ameghino y Villa del Parque.

Tampoco fue positivo el pedido para participar por medio de cooperativas en la ejecución de obras publicas. "Plantearon que ellos no manejan el tema sino que hay que traer el listado (de personas) y la decisión termina quedando en manos del gobierno. O sea -resumió Motto-, no hay punto de avance".

"Lo que quedó claro es que no hay voluntad política de avanzar en un acuerdo con las organizaciones porque no tienen plata pero plata para traer canas al centro de Luján tiene. Hay plata en Luján porque vino Walmart, está lleno de countries, vino 1 millón y medio de personas por la Virgen pero plata para las organizaciones que trabajan en los barrios para cambiar la sociedad, no hay nada", denunció por megáfono.

Agustín Burgos, también del MTC Darío Santillán, coincidió en decir que la respuesta del gobierno "fue muy pobre" y "el nivel de propuesta fue con una proyección política corta e insatisfactoria".

Juan Acotto, de la CTD Aníbal Verón, criticó al gobierno municipal y anunció que el próximo paso será definir "alguna medida de fuerza mayor". En el caso de la organización social que representa Acotto, piden el aporte que no excede los 2.000 pesos para la construcción de un comedor en el barrio Padre Varela pero "se negaron a asistirlo y no hay respuesta alguna",

"Lo quedó claro es cual es la respuesta que tiene el gobierno municipal de Luján. En materia de macroeconomía general, Luján no está mal. Los problemas que tiene el gobierno son la deuda que tiene con Provincia y la respuesta que le dan a los sectores populares es que no hay recursos", concluyó Brugos. "Es un problema de decisión política. Entendemos que tiene crisis y deudas pero cuando hay que recortar siempre lo hace a los sectores populares y a los barrios. Hoy, resolvieron el tema de los alimentos pero las viviendas siguen siendo indignas. Siempre se recorta hacia abajo", agregó Acotto.

Comentá la nota