Manifestación para sumar adhesiones al fin del conflicto

El bloque de concejales del Movimiento 8 de Octubre Para la Producción y el Crecimiento, ha presentado un proyecto de resolución en el Concejo Deliberante relacionado a la situación económica existente.
Se propone "expresar en forma pública la enorme preocupación por la persistencia de una situación económica afligente, gestada a partir del comienzo del conflicto del Poder Ejecutivo Nacional, en marzo de 2008, y profundizada a través de casi un año y medio, lo que ha resentido en forma visible la actividad productiva y el desenvolvimiento de los factores económicos del distrito y toda la región".

La manifestación dice que "la crisis que se viene agudizando no ha tenido la repercusión que todos esperaban en nuestra zona, en virtud de la prudencia y esfuerzo manifestado por los factores económicos, principalmente la industria, el comercio y los servicios, que están llegando al tope de sus posibilidades por la merma sustantiva de la demanda en todos los sectores. Esto hace reflexionar en la necesidad muy urgente de que se abandone esta lucha que sólo ha tenido frutos muy amargos para los distritos que tienen en la producción agropecuaria su sustento fundamental, encontrando responsablemente los puntos de consenso, que no significa sólo hablar y discutir, sino acercar los aspectos en discordia, ya que insistir en posiciones extremadamente rígidas va llegando a todos a un punto límite, incluyendo las administraciones municipales y provinciales, que se hallan ya enfrentadas a la necesaria ruptura de la cadena de pagos".

En el artículo siguiente se contempla que Tres Arroyos, "como otros muchos distritos, se ha visto directamente perjudicado por este proceso, que es responsabilidad del gobierno nacional interrumpir para impedir que se llegue a situaciones de extrema tensión social y daños irreparables a la cadena productiva y sus actores. El increíble episodio de una ley aprobada por unanimidad que fue vetada porque era consecuencia de un error, fue en realidad la culminación de una serie de hechos que han perjudicado a nuestras poblaciones sin que ello pareciera ser importante para quienes tienen la responsabilidad de gobernar".

También incluye que "desde los microemprendimientos hasta la pequeña y mediana empresa que son basamento de nuestra economía regional, hasta los comerciantes y prestadores de servicios se ven ante un horizonte sin ningún futuro, lo que se transmite a cada uno de los estamentos de nuestras sociedades, incluyendo por supuesto a la producción agropecuaria. Esta es la realidad de esta región del país, seguramente repetida en muchas otras áreas, convencidas de que pretender abusar del agro sólo llevará a la crisis en todos los aspectos".

Por lo tanto la propuesta es que el Concejo Deliberante resuelva, "además de hacer pública esta manifestación, dirigirse a los restantes cuerpos deliberativos municipales de la provincia para que emitan su opinión ante lo que estamos viviendo y se dirijan a las autoridades nacionales y provinciales, insistiendo en que cese esta lucha que no conduce sino al desastre, instándolas a que en un plazo perentorio acuerden una salida a este conflicto interminable de una de las naciones más favorecidas en el mundo para la producción de alimentos".

Y finalmente el proyecto "sugiere en consecuencia dirigirse a la Presidencia de la República, a la Gobernación de Buenos Aires, a la presidencia de las cámaras legislativas nacionales y provinciales, y a la presidencia de las cuatro entidades que componen la Mesa de Enlace Agropecuaria para que antes de llegar a una situación de consecuencias irreparables para la población, se encuentre la forma de armonizar criterios, cosa que hasta ahora parecería ser algo irreal, inalcanzable, fuera del alcance intelectual de quienes tienen a su cargo esa responsabilidad".

Comentá la nota