Manifestación en Gualeguaychú por la aparición de la mancha sobre el río Uruguay

Manifestación en Gualeguaychú por la aparición de la mancha sobre el río Uruguay
Unas 1.700 personas se movilizaron por tierra y por agua en Gualeguaychú en repudio al funcionamiento a la papelera de Botnia y renovaron sus reclamos al Gobierno tras la aparición de manchas en el Río Uruguay y olores provenientes de la planta.
En total, unos 526 vehículos y 25 embarcaciones llegaron al puente internacional General San Martín, informó Gendarmería Nacional, y entre la multitud pudo distinguirse al dirigente rural entrerriano, Alfredo De Angeli.

"Participo como un ciudadano más a raíz de mi entusiasmo en la defensa del medio ambiente. Las manchas son afluentes de Botnia que demuestran que finalmente sucedió lo que veníamos denunciando desde hace muchísimo tiempo. El Gobierno debe ser más duro con Uruguay para que Botnia se vaya de la región", señaló De Angeli en diálogo con Noticias Argentinas.

Su reclamo sería sólo un anticipo de la dura proclama que leerían los asambleístas después, durante el acto central sobre el puente, que fue seguido desde el río por las embarcaciones que llegaron cerca del muelle de planta de origen finlandés desplegando un cartel con la leyenda "Fuera Botnia".

"Queremos decirle a la Presidenta (Cristina Kirchner) que nos preocupa la actitud de funcionarios de su Gobierno que han inducido a muchos ciudadanos a dudar de si Botnia contamina o no y han pretendido desenfocar la cuestión central de nuestra lucha con el pretexto de la defensa de derechos colectivos por encima del derecho humano a la vida", señalaron los asambleístas en su documento.

Si bien remarcaron que están al tanto de lo que afirman "serios estudios y científicos" sobre la falta de pruebas que demuestren el impacto negativo de Botnia en el medio ambiente, remarcaron que en las últimas semana han sentido "en carne propia" los "olores, los derrames y la contaminación" de la planta.

La marcha fue convocada luego de la controversia que se generó a raíz del registro de nuevos olores nauseabundos provenientes de la planta, así como manchas blancas en el Río Uruguay que el gobierno argentino y el del presidente Tabaré Vázquez atribuyeron a una floración de "algas", una hipótesis que es rechazada por los asambleístas.

La protesta, que llegó hasta la mitad del puente en Gualeguaychú, fue replicada en Colón con una concentración en Avenida Costanera y Urquiza, desde donde los vecinos partieron en caravana de vehículos hasta el puente Artigas, que comunica con la ciudad uruguaya de Salto.

"El pueblo de Gualeguaychú no admite dudas sobre la cuestión central de su lucha y más que nunca solicita a la Presidenta que reclame al gobierno uruguayo la paralización de Botnia, que impida el tránsito por el Río Uruguay de embarcaciones con elementos tóxicos, que aplique el Código Aduanero y que impulse la Ley Nacional de la madera", reclamaron los asambleístas en su proclama.

Exigieron, además, "coherencia y sinceridad en todos los niveles de Gobierno", al advertir que es "una vergüenza y una traición a los pueblos que un día se reclame el apoyo a la lucha de la Asamblea y otro día intenten menoscabarla utilizando cualquier método, incluyendo la mentira, el ocultamiento de información, el uso de la causa como variable de negociaciones políticas o el debilitamiento de la estrategia jurídica nacional en la Corte de La Haya".

"Advertimos al gobierno de Uruguay y a sus funcionarios y empresarios que la empresa Botnia pone en riesgo la paz social en esta región. Reiteramos que estaremos en pie de lucha contra los gobiernos de Finlandia y de Uruguay hasta que Botnia se retire de esta región", concluyeron los asambleístas, que mantienen cortada la ruta 135 desde hace más de dos años.

Comentá la nota