Manfredotti rompió el silencio

Dueño de un sector importante del peronismo y encabezando una de las listas con mas posibilidades de ganar la interna del peronismo, el ex gobernador volvió al ruedo de la mano de las internas partidarias. Quiere conducir el partido y convertirse en el candidato del PJ en 2011.
"Cuando uno termina un mandato, es necesario guardar silencio y respecto por su sucesor y esto es lo que hice, la gente se pregunta porque después de haber sido gobernador preferí dar un paso al costado, retirarme y hacer silencio", dijo el ex mandatario provincial Carlos Manfredotti, tratando de justificar todo este tiempo que se mantuvo esquivo con la prensa, pero fundamentalmente al margen de una participación política activa.

De todos modos, Manfredotti sabe que no es un hombre de quedarse en el llano. Más allá del silencio y de su paso al constado, el ex gobernador cultivó y amasó todo este tiempo un proyecto que lo exponga como una verdadera alternativa de gobierno.

Obviamente que primero están la internas partidaria, y si bien el ex gobernador lamentó no haber podido lograr una lista de unidad, afirmó que "hicimos todo lo posible".

"Pero también son saludables las internas dentro del PJ", manifestó con un dejo de resignación. Lo cierto es que las internas partidarias entraron en la cuenta regresiva, allí medirá fuerzas contra el legislador Adrián "Milin" Fernández y el sindicalista mercantil Pablo García.

"Estoy muy contento de representar a varios sectores del peronismo fueguino, sobre todo estoy confiado que vamos a lograr hacer una muy buena elección", sostuvo Manfredotti, al tiempo que se arriesgó a sostener que "creo que en estas elecciones los peronistas vamos a movilizar toda nuestra estructura partidaria, dando muestra de un poder de movilización que solo el PJ lo tiene en la isla".

Un repaso, una autocrítica

Manfredotti se prestó a dialogar con la prensa sin medias tintas y con la agenda abierta. "Muchos decían que era autoritario, pero cuando decía una cosa la hacía", dijo para empezar, y agregó que "siempre pude decir cómo estaba la situación de Tierra del Fuego y lo que había que hacer, jamás los engañé".

"No vino ningún gremio a decir que los engañé porque nunca prometí lo que no podía cumplir", sostuvo como un mensaje claro a la administración del ARI, que tiene a los gremios sublevados por supuestos compromisos no asumidos. "He tenido la lealtad de decir las cosas. Algunos errores he cometido, pero algunos aciertos he tenido", arremetió.

En lo que pareció una respuesta a los dichos de varios dirigentes del ARI que acusaron al PJ de querer desestabilizar al gobierno de Ríos, Manfredotti apuntó que "creo que hay que tener absoluto respeto por la ciudadanía. No puede ninguno hacer creer que alguien en su casa pueda creer que el poder de Manfredotti es ilimitado de tal manera que maneja los gremios, las instituciones, los sectores y estoy puesto en boca de todo el mundo como la persona que decide la vida y obra de los fueguinos".

"La gente sabe las discusiones que he tenido como gobernador con muchos sectores gremiales, tratando de resolver una situación que era durísima. Yo asumí con el presidente (Fernando) De la Rúa, después vino la devaluación, todo el mundo sabe lo difícil que fue. El último mes de mi gestión como gobernador recibí 23 millones de pesos; hoy debe ser superado casi 5 veces esos montos y me quedo corto", observó.

Manfredotti prefirió hablar más de la interna partidaria que de su proyecto para el 2001: "Nunca podría dejar de pensarla siempre porque cada uno de los hombres que participamos en la política trabajamos permanentemente para mostrarle a nuestros compañeros y a la población que uno debe estar dispuesto por las ganas o el deseo de los compañeros".

Asimismo, remarcó que "hasta el 2011 hay que esperar bastante. Hay un regreso que tiene su tiempo, primero hay que pasar una interna, es probable que nos elijan o elijan a otro compañero. A partir de eso se podría terminar la discusión el 3 de mayo". Y si bien admitió que "no hay persona que participe en una estructura partidaria que no tenga aspiraciones", evaluó que "los deseos personales no son la base fundamental, para eso está la decisión de la ciudadanía".

Subido en el tren de su campaña para presidir el PJ, Manfredotti dijo que "el tiempo está reconociendo muchas cosas de las que hicimos, ser hoy una alternativa de gobierno significa un poco de reconocimiento".

En tanto, dejó en claro que el peronismo quiere la Gobernación en el 2011: "El hecho de haber revestido el carácter de gobernador lógicamente se asocia más fácil, pero creo que nosotros debemos ser una esperanza en Tierra del Fuego como lo fue siempre. A veces nos tocó ganar y a veces perder, pero somos un partido que siempre tiene aspiraciones máximas".

"No quiero hacer una defensa de mi gobierno pero creo que lo justo sería que la sociedad interpretara lo que pasó en aquella oportunidad y lo que viene pasando en la provincia después de Manfredotti", continuó, intentando trazar un parangón entre la situación de la provincia hace 5 años atrás y la crisis de hoy.

Finalmente, Manfredotti habló de la precandidatura de Rosana Bertone a diputada nacional y destacó que es producto del consenso. "Desde un principio sostuvimos que era necesario tener consenso sobre la candidatura a diputado, en este sentido Bertone logro el apoyo mayoritario del peronismo fueguino", concluyó.

Comentá la nota