"La manera de gobernar de los Kirchner no refuerza las instituciones"

En una entrevista exclusiva con El Cronista Weekend, el economista Guillermo Calvo asegura que la falta de credibilidad de la Argentina en el exterior se afirma día a día por las acciones del Gobierno y advierte que la pelea con el campo genera desconfianza entre los inversores. Críticas a Cristina por su "histrionismo".
Guillermo Calvo, profesor de la Universidad de Columbia y ex economista Jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es uno de los economistas argentinos más reconocidos en el exterior. Su nombre saltó a la fama cuando en 1994 vio venir y pronosticó la crisis del Tequila, un efecto que no sólo mareó a los mercados sino también a la economía real.

En un mano a mano exclusivo con El Cronista Weekend, Calvo sostiene que la recuperación global será lenta, asegura que el blanqueo de capitales que estuvo cerca de los $ 18.000 millones sirve para financiar el déficit fiscal y critica las declaraciones "histriónicas" de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner porque generan desconfianza entre los inversores. Inversores que, claro está, lo toman como referente al momento de ver cómo sigue la Argentina y cuáles son las oportunidades. La clave para el país -asegura Calvo- pasa por recuperar la confianza y atraer capitales. No obstante, enciende una luz amarilla si se recuperan los precios de los commodities. "Puede esperarse en el mediano plazo mayor inflación en los países emergentes", admite convencido el economista que ya había definido a la crisis internacional como una oportunidad para los Estados Unidos de recuperar su liderazgo por el predominio del dólar frente al euro, en una batalla que ya es un clásico de la aldea global.

l ¿Podemos decir que lo peor de la crisis ya pasó?

-La crisis tuvo una dinámica similar a la de una corrida bancaria, en ausencia de un prestamista de última instancia. Pero dejando de lado el episodio de Lehman Brothers, la situación se estabilizó por la actuación de la Reserva Federal. Esto es muy diferente a lograr que continúe el flujo de crédito para firmas y consumidores. La evolución del Dow Jones puede incluso ser indicio de otra burbuja inestable. Hasta ahora se paró la corrida, pero esto es muy diferente a hablar de recuperación. El desafío pasa por recuperar el crédito.

l ¿Cree que los organismos multilaterales tendrán un rol clave en esta tarea?

- En los Estados unidos no veo medidas muy drásticas, aunque los organismos multilaterales están aumentando su capacidad de préstamo, y esto favorecerá más a los países emergentes, que pueden recuperarse así de manera más rápida. La Reserva Federal duplicó su oferta monetaria y estamos atravesando una estabilidad financie ra donde sube la preferencia por liquidez de los bancos. Pero más que en Wall Street hay que ver qué pasa en Main Street, es decir en la economía real. Allí la historia es distinta.

l ¿Cuáles serán los tiempos de la recuperación?

- Será lenta, espero. Porque hacen falta mayores exportaciones de los Estados Unidos, reducir el déficit de cuenta corriente y alcanzar un nuevo equilibrio. Eso lleva tiempo. Si es muy veloz, me preocuparía porque es difícil encontrar equilibrio de manera rápida.

l ¿Cuáles son las perspectivas para el año próximo?

- No es fácil aún mirar hacia adelante. Pero no veo una dinámica de V como muchos aseguran, es decir, de fuerte crecimiento global. En algunos países, como México o Chile, el impacto de la crisis en la economía real fue incluso más fuerte que en el Tequila. Incluso el doble.

l ¿Cómo ve a la Argentina en este contexto?

- Yo no soy inversor, pero hablo mucho con inversores y por lo que veo la Argentina tiene un gran problema de credibilidad afuera, que se reafirma día a día con noticias como la extensión de los superpoderes. Es una manera de gobernar la de ellos que no refuerza las instituciones. Además, es una administración débil y lo que decide tiene validez acotada al estar enfrentada con el Poder Legislativo. Hay una actitud de no respetar las reglas de juego y las aseveraciones de la Presidenta llaman la atención por su histrionismo. Son expresiones inútiles, y si se las toma en serio son para preocuparse. A veces me preguntan cómo puede ser que hagamos esas cosas y en general existe la percepción de que en la Argentina hay gente muy buena con políticos incompetentes.

l ¿Qué opina del intento de volver a los mercados de capitales y del blanqueo impositivo?

- La credibilidad no se gana con un road show. Mientras que el blanqueo de capitales es un caso de inconsistencia intertemporal. Se da ahora un privilegio a gente que rompió las reglas y crece el riesgo moral. Además, se puede invertir en títulos públicos, deuda del Gobierno, por lo que en realidad sirve para financiar el déficit fiscal y sumar endeudamiento.

l ¿Cree que es conveniente volver al Fondo Moneterio?

-Se está refinanciando la deuda pública con deuda cara porque no hay acceso a los créditos de organismos multilaterales. Le pagamos la deuda al Fondo y le pedimos prestado a Chávez a tasas leoninas. No fue la mejor elección.

l ¿Pueden esperarse cambios en las exigencias del FMI?

- El FMI cambió. Sabe que las crisis no son culpa de los países emergentes. Esto ya había sucedido con Uruguay cuando le dio un salvataje en 2002 por ser víctima de la crisis argentina. La gente del FMI que negoció con la Argentina ya no está y la dirigencia es francesa y de izquierda. Hay líneas con menos condiciones. Pero algunas cuestiones, como las del Indec, necesitan arreglarse.

l ¿Cuáles serían los primeros pasos?

- Hay que modificar la estructura de impuestos distorsivos y no castigar con retenciones al sector más dinámico, que puede hacer inversiones. Lo del campo es una señal a futuro de que se le puede meter la mano en el bolsillo al que apuesta en el país. Así se consiguen menos inversiones.

l ¿Ve problemas serios de inflación en el mediano plazo?

- Puede que con la recuperación suban los precios de los commodities, y eso será un problema en América Latina, por un alza en el precio de la comida y un cambio de precios relativos que toma la forma de inflación. Habrá que seguir políticas monetarias restrictivas. Los Estados Unidos privilegiará la recuperación porque los commodities no influyen tanto en su índice de precios. Por eso puede esperarse una tasa de inflación elevada en los países emergentes durante todo el período que se extienda este proceso.

Comentá la nota