Manejo integrado de plagas

En los próximos días es probable que se produzcan infecciones de plagas en los cultivos de verano. En ese momento el productor, junto a su ingeniero de confianza, deberán decidir la acción a seguir para efectuar el control de la misma. Es entonces una excelente oportunidad de ingresar al nuevo paradigma del MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS (MIP).
Para todos aquellos que todavía no lo han hecho, comentaremos las pautas básicas a seguir en esta nueva tecnología para lograr el control permanente (no transitorio) de la plaga, sin alterar el equilibrio biológico o alterándolo lo menos posible, lo que nos permite ejercer una influencia favorable a la serenidad y evolución del cultivo. Vale aclarar que todo este esfuerzo tiene como fin lograr altas producciones, de la mano de la mayor protección posible del ambiente.

Es indispensable a esta altura introducir el concepto de UMBRAL DE DAÑO ECONÓMICO (UE), el mismo se refiere a la densidad de la población que alcanza la plaga en un momento determinado del ciclo fonológico del cultivo, y que le causa un daño significativo a su capacidad de producción. El concepto esta relacionado tanto al monto económico de la perdida ocasionada por la plaga, como así también al costo de la técnica de intervención (ejemplo aplicación de insecticidas), en el momento que llegamos al umbral de daño económico debemos intervenir para evitar que se llegue al NIVEL DE DAÑO ECONÓMICO (NE), es decir cuando la plaga nos hace perder plata.

Para ingresar al mundo del MIP es indispensable conocer aspectos tales como factores de mortalidad natural de la plaga, enemigos naturales, insecticidas biológicos o de tercera generación, poder medir dinámica de poblaciones de insectos a través de monitoreos, determinación de umbrales, etc., incorporando las distintas técnicas de control y manejo de plaga y conocer la capacidad de respuesta del cultivo ante la agresión en cuestión. Este ultimo concepto es muy importante, ya que la bibliografía menciona, por ejemplo, que la soja, dependiendo la los cultivares y los períodos fonológicos, (mas sensible cuando mas cerca estamos de la floración) tolera una perdida de área foliar cercana al 40 % (Binboni H.), un productor que no posee el esquema mental del MIP seguramente caerá en pánico y hará una aplicación que probablemente no era necesaria, con la consiguiente perdida de dinero y el daño ambiental asociado.

Un problema derivado de hacer "tratamientos preventivos" con insecticidas, es decir aplicar por las dudas, sin que estemos en el UE, además de la agresión injustificada al medio ambiente y la perdida de dinero, es el peligro de inducir una plaga, ello ocurre como consecuencia de emplear el insecticida innecesariamente, de esta manera rompemos el delicado equilibrio existente entre las distintas poblaciones de insectos, lo que puede generar condiciones propicias para el avance de una especie considerada "plaga" por el hombre, por ejemplo, por la eliminación de los predadores naturales a causa del insecticida aplicado "preventivamente".

En resumen, podemos decir que la clave del manejo integrado de plagas está sustentada en el monitoreo constante de los cultivos, en conjunto con el manejo responsable de los agroquímicos, por ello se le debe consultar al ingeniero de confianza para que nos asesore en la dinámica de las poblaciones de insecto y en el modo de empleo de los insecticidas, no aplicándolos indiscriminadamente por el solo echo de que algunos de ellos sean baratos, ya que lejos de proteger al cultivo podemos llegar a afectarlo, por ejemplo, induciendo una plaga. Pero finalmente lo que mas nos debe preocupar es la agresión innecesaria que se le hace al agroecosistema.

Mariano Fava- Ingeniero Agrónomo

(MP: 607 CIALP)

Posgrado en Agronegocios y Alimentos

mfava@cpenet.com.ar

Comentá la nota