Mandatori se defiende y dice que Vega se apuró en apartarlo del cargo

Asegura que sigue como funcionario porque nadie lo notificó de la aceptación de su renuncia.
A menos de una semana de que saltara a la luz el caso del dulce de membrillo no apto para el consumo que habría sido entregado a los pobres en módulos alimentarios por Desarrollo Social, el director de Control de Calidad y Stock, Gustavo Mandatori, apartado de su cargo de forma inmediata a la denuncia periodística, salió a hacer su defensa y cuestionó la decisión del ministro del área, José Vega.

Mandatori presentó a este diario una extensa nota en la que detalla sus acciones y disposiciones en relación con el dulce cuestionado y también fue en contra de la información difundida oficialmente acerca de la aceptación de su renuncia. "Quien comunica a través de los medios la aceptación de mi renuncia -lo hizo el asesor legal del Ministerio, Víctor Quinteros- lo dice incorrectamente porque el único que acepta la renuncia es el Gobernador, no el ministro. Yo la he presentado, pero sigo en mi cargo hasta tanto me notifiquen de la aceptación, incluso sigo trabajando", aseguró.

Para Mandatori, Vega se "apresuró" al apartarlo del cargo apenas un día después de que estallara la polémica. "Creo que se ha tomado una medida apresurada en función de temores por parte de quien, en realidad, no tiene experiencia política", dijo Mandatori tras lamentar la decisión del ministro de "cortar el hilo por lo más fino".

Después de la denuncia periodística -con pruebas fotográficas y análisis bromatológicos- acerca de la entrega de dulce de membrillo no apto para el consumo en módulos alimentarios, el ministro desplazó de sus cargos a Mandatori y a la responsable del Programa Pro-Familia, Valeria Herrera.

Argumentos

En su defensa, Mandatori hizo un pormenorizado racconto de la "ruta del dulce" intentando resaltar todos los controles a los que era sometida la mercadería.

"Luego del ingreso de la totalidad de los paquetes de dulce de membrillo, los que fueron provistos en forma parcial en cinco entregas, se me informa que algunos presentaban un pequeño exudado (líquido) por lo que solicité un análisis bromatológico que arrojó como resultado ‘no apto para expendio' (comercialización) porque el número del producto no correspondía a dulce de membrillo sino a otro producto", explica Mandatori. Por ese episodio, dispuso la devolución de toda la mercadería que se encontraba en depósito (44.202 unidades de dulce) a la firma proveedora "y ordené a la bromatóloga que, en lo sucesivo, cada entrega de dulces sea analizada por el Departamento de Bromatología, "por lo que a posteriori, se realizaron 11 análisis bromatológicos". (Ver Las explicaciones...)

Mandatori admite que 6 de esos 11 análisis arrojaron que la mercadería no estaba apta para el consumo y remarca que el procedimiento marca que corresponde el decomiso. Sin embargo, aún no existe una orden que disponga el decomiso y quema de los alrededor de 20 mil dulces no aptos, según actas bromatológicas 944, 946 y 947. Por lo pronto, Mandatori asegura que esos dulces están apartados y que "en breve" dispondrá la quema.

El funcionario resalta, además, que, en dos oportunidades, sugirió mediante nota a su jefa inmediata -la subsecretaria de Familia, Claudia Ruibal- la rescisión del contrato con el proveedor, específicamente para el ítem de los dulces: "En dos oportunidades aconsejé a las autoridades correspondientes que se rescindiera el ítem en cuestión a la empresa, lo que se encuentra para su resolución".

Esas notas tenían fecha 29 de diciembre de 2008 y 19 de junio de 2009, respectivamente. Es decir que las autoridades tuvieron tiempo para decidir la continuidad o rescisión del contrato.

Mandatori es el hombre que Marta Torres había elegido para reemplazar a Marino Varela en la administración de los depósitos de Desarrollo Social tras el escándalo por la comida que era tirada a los chanchos. No llegó a aceptar el cargo, por la salida precitada de Torres del Ministerio. Cuando Vega asumió también le confió a él la misión del control de la mercadería.

Comentá la nota