Los mandan a inspeccionar ¡¡¡Y avisan!!!

El viernes por la tarde, Periodistas en la red fue testigo de la torpeza total con la que los miembros del Cuerpo de Inspectores de la Municipalidad capitalina actúan a la hora de pretender controlar que no exista la venta callejera en las veredas de la ciudad. Los inspectores se manejan con sus uniformes, en la camioneta oficial y como si fuera poco, los sigue un patrullero de la Policía de la Provincia, que son visibles a kilómetros.
Ante el movimiento tan evidente de los inspectores, los vendedores ambulantes, que al parecer no están dispuestos a cumplir con la normativa vigente que les impide la actividad callejera, recurrieron a la "viveza criolla" y se organizaron para neutralizar a los funcionarios que no demuestran demasiadas "luces" como para terminar con la problemática.

Los vendedores, han colocado "campanas" (léase individuos que avisan cuando vienen los inspectores), en casi todas las esquinas, quienes avisan inmediatamente la pronta llegada de la camioneta que lleva a los inspectores y del patrullero que les sigue.

Con el aviso flotando en el ambiente, quienes venden en forma ilegal todo tipo de mercaderías, "levantan" inmediatamente sus puestos y desaparecen entre la gente. Uno de los puestos, tenía estacionado un VW Polo blanco, bien al costado del puesto, lugar donde introdujeron la mercadería en apenas segundos.

Cuando pasaron los inspectores y el móvil policial, nadie estaba vendiendo nada y acá no pasaba nada. Tanto los inspectores como el personal policial, demostraron que conocían muy bien a cada uno de los vendedores, porque al pasar miraron uno por uno y con cara de pocos amigos, como diciendo "ya los vamos a agarrar". Con el método utilizado el viernes, difícilmente los puedan agarrar, puesto que los mandan a inspeccionar y ¡¡Tocan timbre!!

Comentá la nota