Mañana viene Julio De Vido y el 19 Cristina concretaría la visita

Después de dos postergaciones, Cristina Fernández de Kirchner pasaría por Olavarría el 19 de mayo. Una de sus actividades sería inaugurar la central eléctrica que está en sus tramos finales. Sin embargo, nadie se anima a confirmarlo en el Municipio para no quedar otra vez en el ojo de la tormenta. Julio De Vido, ministro de Planificación Federal, llega mañana para otra visita de campaña aunque sin confirmación de anuncios de resonancia.

Ministro sobreviviente y cuestionado como pocos, Julio De Vido, responsable del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación, pasará mañana por Olavarría. De fuentes directas de la Secretaría General de la Presidencia, también se informó en exclusiva a EL POPULAR la línea de la agenda presidencial que señala la visita de Cristina Fernández a la ciudad para el 19 de mayo. El primero fue confirmado a regañadientes por voceros del Ejecutivo. La segunda mereció sólo un "no por ahora". En realidad, Olavarría todavía no está anotada como escala en Ceremonial pero sí ya se oficializó en la Secretaría General. De todos modos, el oficialismo local se cuidará de confirmar la llegada cuando Cristina ponga el primer pie en el aeropuerto. Antes, sería entrar otra vez en la ruleta rusa de la suspensión, como ya sucedió dos veces.

Tanto Cristina como De Vido vendrán en tono de campaña pero es dudoso el aporte positivo que pueden hacer: ambos distan de tener imágenes positivas en el grueso de la ciudadanía. El ministro de Planificación fue heredado de su marido por la Presidenta, aun cuando se habló mucho de su voluntad de no conservarlo en el Gabinete. Y ha sido cuestionado estructuralmente en su metodología de manejar la obra pública.

El funcionario llega en momentos en que las mil viviendas que anunció el Municipio se reducen a 388 porque las empresas constructoras no se presentan a la licitación. Y cuando la desconfianza acerca de la viabilidad de las obras después del 28 de junio crece aceleradamente, a partir de un clima fervorosamente adverso a todo lo que huela a K. Pero no haría ningún tipo de anuncio relevante, según trascendió desde el Ejecutivo municipal.

En cuanto a la Presidenta de la Nación, es el tercer intento en dos meses por llegar a Olavarría. Las dos primeras fechas -18 y 26 de marzo- fueron suspendidas por diversas razones. Y no se descarta que pueda suceder lo mismo con la tercera. EL POPULAR intentó chequear anoche con el Intendente el dato de las dos visitas. La primera fue ratificada sin problemas. La segunda no, por motivos obvios: nadie quiere comprometerse y enfrentarse con otro plantón. Sin embargo, la visita de CFK ya está registrada en la agenda de la Secretaría General de la Presidencia para el 19 de mayo. No está mal recordar, en este contexto, que ante la segunda caída de Olavarría en la agenda presidencial, allá por mediados de marzo, José Eseverri dijo a este diario que seguramente Cristina podría venir en mayo.

Obras, historia y energía

José Eseverri detesta profundamente que sólo se vea "el vaso medio vacío" y, en la intimidad, siente que no se valora una puesta en obra "que no tiene antecedentes en la historia de la ciudad". Se ve responsable desde los inicios de proyectos macro como el enlace de la 3 y 226 o la continuación de la autovía: los acompañó desde sus épocas de senador y los ve ahora crecer en los caminos. Pero la mayoría -se queja amargamente entre amigos y jamás lo haría en público- sólo presta atención a las candidaturas testimoniales y la obra que se cae, con una carencia total de proyectos para engrandecer la ciudad. Objetivamente, no le falta razón.

Sabe que ninguna de estas visitas le aportará votos. Todo lo contrario. Pero él mantiene la casa abierta. En su despacho tiene tres fotografías: una con Daniel Scioli, otra con su familia y la tercera, la del abrazo con la Presidenta en la Casa Rosada.

Repite donde puede -especialmente si lo escucha Julio Chango Alem- que nadie podría haber recibido tantas obras, desde el enlace hasta las 300 cuadras de pavimento que están en marcha, sin una relación tan estrecha con el gobierno nacional. Y destaca especialmente la instalación de la central eléctrica en la vecindad de Transba que generará energía suficiente como para que el excedente sea destinado al crecimiento industrial de la ciudad.

Para el 12 de mayo los equipos ya estarían en el predio de la central, luego de solucionarse un diferendo con Enarsa, que terminará mejorando la calidad de la energía que se suministre. La obra de gas para la alimentación ya está terminada y saldrán a la ruta en los próximos días cuatro trailers para trasladar cada equipo.

La inversión supera los 73 millones de dólares, está construida por la empresa Emgasud SA y "brindará un excedente de energía capitalizado para favorecer la instalación de industrias que posicionará en un lugar de privilegio a Olavarría".

Sólo dos ciudades en todo el país tendrán centrales de este nivel: Paraná, donde esta semana Cristina Fernández bajará la palanca inaugural, y Olavarría, donde esperan que la Presidenta pueda dar un puntapié inicial al menos simbólico para la planta generadora.

En su anterior anuncio de llegada -el 26 de marzo- CFK hubiera sido recibida por una solicitada firmada por la Sociedad Rural, la Cooperativa Agropecuaria, el Círculo de Veterinarios, la Asociación de Ingenieros Agrónomos y Gente de Campo. Todos decían que "lamentamos no poder recibir a la Presidente con entusiasmo porque viene a prometer fondos con un indisimulado propósito electoralista". Ahora Cristina no vendrá a ofrecer nada porque ya no hay tiempo y, cuanto más, podrá anunciar alguna obra ya en marcha. O levantar la térmica de la central. Como Daniel Scioli, aterrizará en la cancha de Racing. Y más vale no imaginar desde ahora la toma uniformada de su itinerario por la ciudad. Sólo con recordar el paso del Gobernador, basta.

Comentá la nota