Mañana inauguran el nuevo edificio de la Comisaría 42

Mañana, después de 8 meses de trabajo, quedará inaugurado el nuevo edificio policial de la Unidad de Orden Público 42, de Tartagal, ubicado en España y Cornejo. La emblemática comisaría, destruida por vándalos en 2000, se construyó con un presupuesto de $1,5 millones y cuenta con 10 oficinas administrativas, todas ellas con equipos de aire acondicionado, sanitarios, cocina, patio, estacionamiento, dos portones de acceso y una oficina exclusiva para atender casos de violencia familiar.

El jueves, el subjefe de la Policía de la provincia, Mario Paz, hizo un recorrido por la nueva dependencia, que aún sin contar con una alcaidía tendrá capacidad para albergar a unas 80 personas que se encuentren a disposición de la Justicia.

La División Arquitectura de la fuerza, única en el país, diseñó el moderno edificio.

"La 42", como el personal de la fuerza llama a la comisaría, fue por estos días puesta a punto de los mismos uniformados. Colocaron

un escudo en el frontispicio, las banderas respectivas y adornaron el espacio verde que rodea al edificio, entre otros detalles. El lunes, autoridades provinciales participarán de la inauguración formal del lugar donde prestarán servicio 63 efectivos, cuyo número total ascenderá a 110 en el transcurso de este año.

Fin del hacinamiento

Después de 58 años, lapso en el que Tartagal pasó de tener 20.000 habitantes a los más de 70.000 actuales, la ciudad contará con una nueva dependencia policial y algo, importante también, los detenidos dejarán de permanecer el tiempo que la Justicia así lo disponga en condiciones de hacinamiento.

El interior y el patio

La nueva dependencia cuenta con 4 celdas amplias, donde los detenidos tendrá sanitarios antivandálicos, propios de este tipo de instalaciones. Asimismo, todos los días podrán salir a un patio que si bien está al aire libre, cuenta con un enrejado en la parte superior donde se ubica también el lavadero. Todo el sistema, tanto del lavadero como de los sanitarios se activan desde el exterior, de manera que ante algún inconveniente, plomeros y electricistas no necesitarán tomar contacto con los detenidos y podrán realizar las reparaciones desde afuera.

Toda esa ala de la comisaría fue diseñada por la División Arquitectura de la propia Policía de Salta, la primera fuerza policial del país en contar con este tipo de dependencias. Las celdas, con amplios ventanales con sistemas de seguridad, tienen camas cuchetas y colchones anti ignífugos.

El día que atacaron a la comisaría 36

incendio

NOVIEMBRE DE 2000EL VIEJO LOCAL POLICIAL ENVUELTO EN LLAMAS

En la mañana del 10 de noviembre de 2000, después de atacar las oficinas de la Unidad Regional 4, el Depósito Judicial y casi 20 comercios y empresas de Tartagal, un grupo de vándalos llegados desde General Mosconi y encabezados por dirigentes piqueteros de esa localidad a los que se sumaron otros de Tartagal, destruyeron e incendiaron el viejo edificio de la Comisaría 42, entonces denominada 36.

En la parte posterior se encontraban alojados unos 50 detenidos quienes, ante el avance de las llamas debieron ser dejados en libertad. La mayoría de ellos huyó y aún se encuentran prófugos de la justicia. Autos y algunas motocicletas del personal policial también fueron incendiados por los malvivientes. A pesar de que la policía pasó todas las actuaciones a la Justicia, los piqueteros nunca fueron detenidos ni imputados por los graves hechos de los que fueron responsables.

El viejo edificio había sido inaugurado en agosto de 1952 .

Comentá la nota