Mañana declara el hijo del escribano Melitón Bustos

La segunda audiencia del juicio por el secuestro y homicidio de Aldo Melitón Bustos se realizará mañana lunes a partir de las 8.30 en la sala del Tribunal Oral Federal.
A esa hora declarará el primer testigo de la causa: Raúl Federico Bustos, el hijo del escribano que al día siguiente reconoció a uno de los captores de su padre.

Pese a que la defensa del acusado Luis Ángel Zírpolo había intentado impedir que declarara oralmente y como testigo, mañana Bustos podrá brindar los detalles del secuestro de su padre, ocurrido delante de sus ojos, el 2 de febrero de 1978 en Tartagal.

Bustos será el primero de una extensa lista de testigos -diez en total- que durante la mañana y la tarde del lunes, declararán ante el Tribunal presidido por Roberto Frías, e integrado por Jorge Luis Villada y Marta Liliana Snopek

En la primera audiencia del juicio realizada el miércoles pasado, el abogado del acusado Luis Ángel Zírpolo, pidió al Tribunal que Bustos sólo respondiera un cuestionario por escrito argumentando que, al ser querellante, no podía declarar como testigo.

La moción de Pablo Tobío, sin embargo, fue rechazada por el Tribunal, lo mismo que su impugnación al abogado de la querella, David Leiva, al que consideró simplemente como un testigo.

Sostenida sobre todo en pruebas testimoniales -pues los archivos del Regimiento de Infantería de Monte de Tartagal de los 70 fueron destruidos- la causa avanzó hasta el juicio gracias al testimonio de Raúl Federico Bustos, que vio cómo tres hombres se llevaron de su domicilio a su padre en camiseta y calzoncillo, a bordo de un Dodge 1500 amarillo.

Raúl Federico -entonces de tan sólo 16 años- siguió al Dodge 1500 por el camino que llevaba al Regimiento, pero cuando los secuestradores lo advirtieron, se volvieron para amenazarlo.

Al otro día, sin embargo, Bustos concurrió al Regimiento junto con un tío suyo para denunciar el secuestro, y -aunque no tuvo noticias del paradero de su padre- logró reconocer a Carlos Arias como uno de los secuestradores.

Zírpolo por entonces era el jefe del Regimiento y Arias hacía como teniente sus primeros pasos en la carrera militar. Ambos escucharán mañana como acusados el testimonio oral de Bustos.

Durante la lectura de sus "requisitorias", el fiscal Eduardo Villalba, había ponderado la calidad del testimonio de Bruno. Dijo que el hecho de que el hijo del escribano haya dicho que sólo vio a dos de los raptores -un tercero se había quedado en el auto- y sólo haya reconocido a uno de ellos, es una prueba de que sólo había testimoniado lo que vió.

Bruno, además, no reconoció a Arnaldo Luis Bruno como uno de los captores, pese a que estaba al tanto de las amenazas que le había hecho a su padre en varias ocasiones.

Durante la jornada de mañana también declararán Eduardo Horacio Gentiluomo, Salvador Roque, Carlos Antonio Trogliero Torres, Carlos Alberto Feijoo, Hector Fernando Petricic, Ricardo Ernesto Elicabe, Luis Santiago Martella. Por la tarde, lo harán Luis Benjamín del Valle Díaz, Américo Antonio Aragón y Roberto Montero.

El Tribunal Oral tendrá que reprogramar la audiencia inicialmente prevista para el 25 en la que iban a testimoniar seis testigos. Es que el Tribunal Oral utilizó ese día para la lectura de las requisitorias, después de que una sorpresiva presentación de Tobío como abogado privado de Zírpolo lograra la postergación del inicio del juicio por dos días. El día en que el Tribunal lea las sentencias se descuenta la presencia de la presidente de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora, Nora Cortiñas

Comentá la nota