Mañana se va de Cuba el primer "beneficiado" por la Ley de Nietos.

Mañana se va de Cuba el primer
El cardiólogo Norberto Díaz recibió el primer pasaporte y contó en Radio 10 que había pedido la "liberación" de Cuba hace seis años. Se abre el debate sobre el caso Hilda Molina Díaz Reyes.
El primer cubano que recibió pasaporte español en La Habana por la llamada "ley de nietos", el cardiólogo Norberto Díaz, se irá pronto a "trabajar y vivir" en España y tal vez a casarse allí, de donde su abuelo paterno salió en 1916 y nunca pudo regresar.

Norberto Luis Díaz Reyes, de 38 años, viajará a Madrid mañana y luego irá a Valencia, donde tiene una "propuesta de trabajo" y "muchas amistades buenas", según dijo a Efe con su nuevo documento en la mano.

La solicitud de nacionalidad de Díaz Reyes fue la primera que llegó al Consulado de España en La Habana el pasado 29 de diciembre, cuando comenzó a aplicarse la ley de Memoria Histórica, y su pasaporte fue también el primero en llegar a manos del nuevo español este jueves.

"Estoy feliz, muy contento, pero una felicidad tranquila, que no es con euforia, de certeza de que regreso a mi patria también", explicó el médico, a quien todos los planes -agrega- le han salido a pedir de boca.

Hace seis años solicitó su "liberación" laboral al Ministerio de Salud Pública, trámite obligado para los médicos cubanos por sus restricciones para dejar la isla y que suele demorar cinco años, pero que le llegó a tiempo para irse inmediatamente después de adquirir su pasaporte.

"Yo me mantuve trabajando, esperando el permiso de salida de Salud Pública", indicó el cardiólogo, que ya comenzó los trámites de homologación de su título en España y espera poder ejercer allí su especialidad.

Se confiesa apegado a las cosas "legales" y "tranquilas", por lo que resaltó las ventajas de llegar a un país como España con todos los derechos que le corresponden y no como si fuera un "nómada".

Su abuelo paterno viajó de las Islas Canarias a Cuba en 1916, cuando tenía 16 años de edad, y desde su llegada -relata- se negó a casarse con una cubana.

Finalmente formó familia con otra canaria con la que tuvo 10 hijos, pero nunca pudo regresar a su casa, ni volvió a ver a sus parientes.

Según Díaz Reyes, la educación sentimental que su abuelo legó a los nietos estuvo llena de historias sobre su tierra natal y el consejo de que no se marcharan nunca de su país, que no fueran "extranjeros".

"Pero yo le seguí sus pasos, porque siempre quise conocer el mundo, siempre quise regresar a mi tierra", señaló.

El cónsul general de España en Cuba, Pablo Barrios, que entregó personalmente el primer pasaporte de la "ley de nietos" en La Habana, descartó ante periodistas la posibilidad de que esa normativa abra una posibilidad de un "éxodo" masivo en la isla.

"No creemos honestamente que es un éxodo", señaló Barrios, para quien la concesión de nacionalidad sí "les va a permitir muchas facilidades" a algunos cubanos.

Según Barrios, en Cuba "los vínculos con España son muy grandes" -este país se independizó hace poco más de un siglo- y la embajada está "aumentando ligeramente un poco las primeras previsiones" que había hecho sobre el número de solicitudes y concesiones de nacionalidad.

Fuentes del consulado calculan que durante los dos años en que tendrá vigencia la ley, más de 100.000 cubanos podrían convertirse en nuevos españoles.

Diplomáticos españoles calculan que pueden solicitar la nacionalidad hasta 400.000 cubanos, más del tres por ciento de los 11,3 millones de habitantes de esta isla sumida en una profunda depresión económica desde hace décadas.

Hasta el momento, el consulado ha recibido 25.000 solicitudes, tramita la documentación de 984 personas y "ya han sido aprobados" 398 casos.

En la lista de "expedientes aprobados" también están los tres hermanos de Díaz Reyes, y cuatro de sus primos han presentado ya los papeles.

Según el cardiólogo, en su familia van a ser aún varios más los que se acojan a la ley.

"Mis hermanos ya tienen los papeles hechos", dijo, aunque subrayó que "no todos quieren ir a vivir a España" "A vivir, yo. Ellos irán, trabajarán tal vez, estarán un tiempo, porque ellos sí tienen a sus hijos aquí. El único que quiso viajar el mundo desde niño fui yo", apuntó.

Por el momento, Díaz Reyes, divorciado y sin descendencia, se ha calificado como hombre con "suerte" y "feliz", que viajará "solo". "Quizás me case en España", añadió.

Comentá la nota