Mana: "El banco usará el ahorro local con fines productivos"

Admitió que es una empresa difícil pero necesaria para poder financiar obras y proyectos de desarrollo regional. No competirá con el Provincia. Esta semana será la primera reunión con el Banco Central.
Gui­ller­mo Ma­na di­jo ayer a PUN­TAL que con el Ban­co de De­sa­rro­llo Re­gio­nal Mu­ni­ci­pal se bus­ca­rá ca­na­li­zar el aho­rro lo­cal pa­ra fi­nan­ciar obras de in­fraes­truc­tu­ra y fo­men­tar pro­yec­tos pro­duc­ti­vos.

En ese sen­ti­do, el se­cre­ta­rio de Eco­no­mía agre­gó que hoy en Río Cuar­to hay 800 mi­llo­nes de pe­sos de­po­si­ta­dos en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

Ma­na in­te­gra la Uni­dad Eje­cu­to­ra del ci­ta­do pro­yec­to que el jue­ves pró­xi­mo se reu­ni­rá con el Ban­co Cen­tral.

-¿Có­mo na­ció la idea de crear un ban­co re­gio­nal?

-La idea na­ció en el en­cuen­tro que tu­vi­mos en Río Cuar­to y to­mó cuer­po en la reunión en Vi­lla Ma­ría en el que se de­ci­dió con­for­mar una Uni­dad Eje­cu­to­ra pa­ra avan­zar con el pro­yec­to. La raíz de es­ta cues­tión es el pro­ble­ma del des­fi­nan­cia­mien­to mu­ni­ci­pal pa­ra ha­cer in­fraes­truc­tu­ra y pa­ra apo­yar el pro­ce­so pro­duc­ti­vo.

-¿Esos se­rán los fi­nes que per­se­gui­rá el ban­co?

-La in­fraes­truc­tu­ra de las ciu­da­des nun­ca es­tu­vo pen­sa­da pa­ra que la ha­gan los mu­ni­ci­pios. His­tó­ri­ca­men­te la ha­cían Obras Sa­ni­ta­rias de la Na­ción o Gas del Es­ta­do. Pe­ro hoy la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en los mu­ni­ci­pios. Lo mis­mo su­ce­de con el con­tex­to pro­duc­ti­vo don­de no con­ta­mos con fi­nan­cia­mien­to pa­ra fo­men­tar el de­sa­rro­llo. Por eso, con­si­de­ra­mos que pa­ra aten­der esos fi­nes lo más ade­cua­do es crear una en­ti­dad fi­nan­cie­ra.

-¿Ya tu­vie­ron con­tac­tos con el Ban­co Cen­tral pa­ra su au­to­ri­za­ción?

-Hu­bo con­tac­tos in­for­ma­les. Pe­ro el jue­ves ten­dre­mos una reu­nión de ca­rác­ter for­mal con sus fun­cio­na­rios.

-¿El ban­co re­gio­nal apun­ta­rá a cap­tar los ex­ce­den­tes re­gio­na­les? Se ha­bla­ba de 120 mi­llo­nes de pe­sos.

-Esa can­ti­dad es el mo­vi­mien­to en con­cep­to de sa­la­rios que ad­mi­nis­tran los mu­ni­ci­pios in­te­gran­tes de la me­sa de ges­tión. En ese sen­ti­do, po­de­mos de­cir que Cór­do­ba ma­ne­ja unos 80 mi­llo­nes, Río Cuar­to 7 mi­llo­nes, Vi­lla Ma­ría 4 mi­llo­nes y Car­los Paz otros tan­tos apro­xi­ma­da­men­te.

-¿De cuán­to es en­ton­ces el aho­rro?

-Lo que no­so­tros hi­ci­mos fue ela­bo­rar un do­cu­men­to que pre­sen­ta­mos en Vi­lla Ma­ría en el que de­ta­lla­mos el mo­vi­mien­to fi­nan­cie­ro de Río Cuar­to, Cór­do­ba y Vi­lla Ma­ría. En ese sen­ti­do, no­so­tros te­ne­mos 800 mi­llo­nes de pe­sos en de­pó­si­tos, Cór­do­ba 8 mil mi­llo­nes y Vi­lla Ma­ría 600 mi­llo­nes.

-En la reu­nión tam­bién se ha­bló de los ban­cos Ciu­dad y de Ro­sa­rio. ¿Ha­brá con­tac­tos con esas en­ti­da­des?

-Sí, ha­re­mos con­tac­tos con esos ban­cos por­que son los mo­de­los a te­ner en cuen­ta pa­ra crear nues­tra pro­pia en­ti­dad.

-¿Cuán­to tiem­po lle­va­rá crear el ban­co re­gio­nal?

-Crear un ban­co es ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jo. Es un de­sa­fío di­fí­cil pe­ro no im­po­si­ble. En ese mar­co, te­ne­mos que ser cau­tos e ir des­pa­cio con la for­mu­la­ción del pro­yec­to.

-¿Cuá­les son los as­pec­tos a te­ner en cuen­ta?

-Los de­sa­fíos ju­rí­di­cos, las exi­gen­cias del Ban­co Cen­tral y el plan de ne­go­cios. Tam­bién so­li­ci­ta­re­mos ayu­da téc­ni­ca y fi­nan­cie­ra a or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les.

-¿Cuál se­rá el per­fil de es­te ban­co re­gio­nal?

-Aún no sa­be­mos si se­rá un ban­co mi­no­ris­ta de de­pó­si­tos o ten­drá vin­cu­la­ción con el mer­ca­do de ca­pi­ta­les. Lo que si te­ne­mos en cla­ro es que el aho­rro lo­cal se ca­na­li­za­rá con fi­nes pro­duc­ti­vos.

-¿Com­pe­ti­rá con el Ban­co Pro­vin­cia?

-No es­tá en nues­tro áni­mo com­pe­tir ni con la ban­ca pú­bli­ca ni con la pri­va­da. Es­ta ini­cia­ti­va no es en con­tra de na­die si­no a fa­vor de los mu­ni­ci­pios. No bus­ca­mos sus­ti­tuir a na­die, si­no en­con­trar so­lu­cio­nes a nues­tros pro­ble­mas.

Comentá la nota