Mamerto Acuña despegó a Brizuela del Moral de las acusaciones del fiscal

El ex ministro de Hacienda de la provincia sindicó como responsable en todo caso al tesorero, subtesorero y los directores de cada área, aunque Acuña se ocupó a la vez de aclarar que los fondos de cada año se terminaron de rendir en el siguiente.
Tras la denuncia penal que presentaran funcionarios de la Oficina Anticorrupción en contra del ex gobernador Brizuela el Moral en la tarde del martes pasado, inmediatamente el Frente Cívico salió a proteger al ex magistrado y lo hizo a través de una conferencia de prensa brindada durante la mañana de este miércoles, justo en el mismo horario en que se debía celebrar la sesión ordinaria de la Cámara baja, pero como los diputados del FCyS estaban acompañando al ex ministro de Hacienda Mamerto Acuña, la sesión fracasó por falta de quórum.

Acuña expuso sobre lo que a su parecer son las responsabilidades en la función pública. Así, el ex titular de la cartera de Hacienda despegó a Eduardo Segundo Brizuela del Moral de cargar con la mayor responsabilidad sobre la denuncia presentada en su contra, por estar aparentemente incurso en los delitos de “peculado, malversación y fraude en contra de la administración pública”.

Para Acuña, los responsables en todo caso, ateniéndose a la denuncia presentada por el fiscal Marcos Denett y los abogados de la Oficina Anticorrupción, “son los ex tesoreros, subtesoreros y directores de cada área”, argumentó, para explayarse diciendo que “el gobernador, de ninguna manera puede ser responsable del manejo de los fondos públicos en el sentido en que se lo plantea. Él es responsable del manejo integral de la administración pública, pero no de este tipo de cuestiones puntuales. Los responsables de estas rendiciones son el tesorero general de la provincia, el subtesorero, los responsables de cada uno de los organismos. Son los que deben dar cuenta de cómo se han invertido los fondos”.

“El Tribunal de Cuentas puede analizar expedientes hasta una fecha determinada, pero después de ese plazo, por los propios tiempos de la administración pública, recién se rinden los gastos. Después, el tribunal sigue con el análisis de los gastos. Los fondos del 2008 se terminaron de rendir en el 2009, los del 2009 en el 2010 y así sucesivamente. Se trata de una situación dinámica en la que se van actualizando”, explicó Acuña, añadiendo a modo catedrático de cómo se debe proceder legalmente en estos casos, que “en el caso de que el Tribunal de Cuentas encontrara alguna anomalía, es el organismo que tiene las facultades exclusivas de formular la denuncia penal, no así otro organismo. Es el Tribunal de Cuentas el que debe analizar con toda la documentación y no sólo tomando un período, si se ha hecho una buena o una mala administración”.

Coment� la nota