Malvinas: la mezquindad opacó el justo homenaje

Por: Oscar Feito.

La decisión discriminatoria con que se difundió el viaje de los familiares de caídos en las islas fue una afrenta a la memoria de aquellos soldados.

Los días 3 y 10 de octubre familiares de los soldados caídos en la guerra de Malvinas y enterrados en el cementerio de Darwin cumplieron el compromiso de viajar a honrar sus deudos. Un hecho histórico que incluyó el traslado de la imagen de la Virgen de Luján y la inauguración del cenotafio. Las organizaciones que llevaron adelante este acto humanitario habían resistido ya la "desmalvinización", la "seducción", la indiferencia y ahora también el intento de la prensa oficial de controlar la cobertura de un acto "para todos".

En esta cruzada oficial de liberar el mensaje se quedó atascado el episodio bochornoso de Darwin, que no pudo seguir a la zaga de liberar los goles, las palabras y el relato y terminó secuestrando para propios y entenados las imágenes de las tumbas de nuestros muertos enterrados en el cementerio de guerra de Malvinas.

A comienzo de año planificamos la difusión de Darwin con la consigna de alcanzar la mayor repercusión mediática. Nadie pensó que los obstáculos vendrían de las filas oficiales; ni que el viaje quedaría atrapado en medio de esta refriega ocasional por la liberación de los relatos.

La Comisión de Familiares entregó en setiembre una lista de aproximadamente 18 posiciones para periodistas de medios nacionales que incluía diarios, canales de aire y noticias y agencias. El modo de arribo a las Islas es hoy el vuelo semanal de LAN Chile; la Cancillería adquirió las plazas que LAN ofreció y las distribuyó a la Comisión reservándose la aprobación sobre la lista. Propusimos dividir el contingente periodístico (18) en los dos vuelos; el primero para prensa gráfica, y quedarían para el segundo los medios audiovisuales, éstos a modo de pool, con el soporte técnico-satelital de la "TV Pública" y un periodista por cada canal.

La primera respuesta de boca de los funcionarios Carlos Villalba y Gabriel Fucks fue que sólo viajaría el Sistema Nacional de Medios (Canal 7, Radio Nacional y Telam).

La Comisión exigió que no hubiera limitaciones y que los medios privados tuvieran las mismas facilidades provistas por el Estado, es decir, con el Presupuesto del Estado. La negativa persistió aun hasta para la inclusión de un reconocido periodista de una agencia privada local, lo que según Villalba, se consultó a Nueva York, donde estaba el canciller Jorge Taiana.

La difusión pública de la situación movió piezas y apareció entonces un vuelo privado en el que viajaron un par de medios gráficos y la señal C5N, que fue la única que transmitió en vivo y en directo la ceremonia completa. La agencia de noticias excluida en primera instancia fue finalmente aceptada.

Esto se repitió con el segundo vuelo. Los familiares reiteraron la lista de medios audiovisuales, pero la Cancillería impuso dónde aparecía originalmente un equipo del Canal Encuentro encabezado por el comprometido productor Gastón Pauls. La intransigencia sobre América y TN fue expresada acaloradamente por Fucks. Finalmente el propio Taiana subió a América TV.

Una vergüenza, una afrenta a la memoria de esos hombres enterrados en un cementerio ventoso y desolado. Se recortó así un homenaje que debió ser visto por millones de argentinos, especialmente por la TV. Sólo la mezquindad, la cobardía y la soberbia lograron opacarlo.

Comentá la nota