Malvinas, sin fantasmas

Por: Julio Cardoso

DIRECTOR DEL DOCUMENTAL "LOCOS DE LA BANDERA"

En esta sección, el miércoles, Federico Lorenz publicó una nota titulada "La herida de Malvinas aún no cierra". En ella, el autor parece preocupado por el significado que podrían cobrar los homenajes que los Familiares de los Caídos Argentinos realizarán el 3 y el 10 de octubre en el Cementerio de Darwin en Malvinas. Teme que el fuerte impacto emotivo y simbólico que tienen estos viajes vaya a confundir a la sociedad argentina y la tiña de un discurso patriótico de origen autoritario que podría devolvernos a épocas pasadas.

No se ve, realmente, nada que pudiera indicar esos retornos. Más bien parece que el que no puede dejar de retornar al pasado es el propio Lorenz, que parece no poder ver el presente. Los fantasmas que atemorizan a Lorenz y que le organizan la mirada sobre el aquí y ahora no le permiten comprender que la patria y la honra a los que dan la vida por ella, aquí y en cualquier parte, hoy y en todas las épocas -y no sólo desde mediados del siglo XIX como afirma en su nota: basta leer a Homero o la famosa oración fúnebre de Pericles a los Caídos en la defensa de Atenas-, son uno de los pilares sobre los cuales los pueblos se construyen a sí mismos como comunidad.

Precisamente, esta noción de patria es el sustento de las palabras que la presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner dijo anteayer en Naciones Unidas, al insistir en el anacronismo del "enclave colonial" que el Reino Unido mantiene en Malvinas y al hacer suyo el "homenaje a los héroes de la patria" que los familiares realizarán en pocos días en la Isla Soledad.

Las argumentaciones de Lorenz, sin embargo, se alejan de la firmeza presidencial. Incluso la ponen en duda, al sugerir que la patria y los héroes que van a honrarse los próximos días en el Cementerio de Darwin podrían hacer retornar fantasmas que sólo habitan en el propio Lorenz.

"La herida de Malvinas aún no cierra" entre otras cosas porque -desde hace casi 30 años- el sistema educativo no se anima a escuchar y sigue encerrado en sus propios miedos, huyéndole a la patria y a sus héroes.

Comentá la nota