Maluendres: "Adelantaron un año la campaña" .

Freno: el rector dijo que el año pasado reestructuró 1,7 millones de pesos para cubrir los aumentos salariales en la Universidad. Y que tiene facultades para hacerlo. Cree que las acusaciones de la oposición son un planteo político para posicionar al decano Roberto Vassia para la elección a rector de 2010. Subrayó que si no aprueban el balance del año pasado, están frenando además la ejecución de proyectos para este año. Encargaron dos auditorías externas para despejar dudas.
El rector Sergio Maluendres afirmó ayer que reestructuró 1,7 millones de pesos del Presupuesto de la UNLPam el año pasado para poder pagar los incrementos salariales otorgados durante el año y que esa atribución fue delegada por el Consejo Superior de la Universidad.

Maluendres rechazó que la reestructuración implique un manejo irregular, como plantearon los cinco decanos de las Facultades que el miércoles último impulsaron un despacho en la reunión del Consejo Superior rechazando el balance de 2008 de la casa de altos estudios.

"Adelantaron en un año la campaña para la elección", replicó Maluendres, para quién se trata de un cuestionamiento político para posicionar al decano de Ciencias Económicas y Jurídicas, Roberto Vassia, como candidato a rector de Universidad Federal para la elección del año próximo que renovará las autoridades de la Universidad.

Maluendres reaccionó disponiendo la realización de dos auditorías externas, por parte de la Auditoría General de la Nación y la Secretaría de Políticas Universitarias, que analizarán las observaciones formuladas por los decanos y consejeros superiores. Hizo el anuncio ayer, en conferencia de prensa, acompañado por la vicerectora, Estela Torroba; el secretario administrativo, Sergio Baudino y el secretario legal y técnico, Gustavo Munguía.

Las autoridades del rectorado advirtieron que si no se aprueba el balance del año pasado, queda frenada la ejecución de tres millones de pesos que sobraron del presupuesto 2008 y que no pueden ejecutarse este año hasta su aprobación.

Ayer Maluendres contó que el balance de 2008 es superavitario. Pero explicó que la reestructura de 1,7 millones de pesos, provenientes de los fondos del Gobierno nacional, adicionales a los originalmente previstos en el Presupuesto del año pasado, se destinaron a solventar aumentos salariales porque sobrepasaron las partidas originales.

El rector aseguró que el propio Consejo Superior lo autorizó a través de una resolución para realizar ese tipo de movimientos y que esa delegación fue aprobada por los mismos decanos que ahora objetan la reestructuración. Además, subrayó que esta metodología se utilizó en años anteriores sin que haya recibido cuestionamientos.

"Las atribuciones de reestructuración presupuestaria me las da la Resolución 413/08 aprobada por unanimidad por el Consejo Superior y mocionada por el contador Vassia. Y hasta ahora no hubo observaciones ni de la auditoría interna, que no la designé yo, ni de la Secretaría de Políticas Universitarias", apuntó Maluendres. Y sostuvo que "hay claramente una cuestión de tipo política. Han adelantado la elección en un año, las elecciones son en abril del próximo año".

- ¿Usted cree que hay un intento de posicionamento político de la oposición universitaria?

- Sí. Atacan el nudo central de nuestra gestión, que ha sido la transparencia. Que nunca ha sido cuestionada. Acá se esconde una estrategia determinada. Pero no la descalificamos políticamente, no decimos "hacemos todas las cosas bien". Que venga la auditoría. Somos los principales interesados de que no quede ni un atisbo de dudas. El rectorado redujo los gastos de gestión al 12% actual de casi el 30% en 2002, cuando de cada tres pesos, uno era para gastos de rectorado. Ante el cuestionamiento, respondemos con más transparencia.

- ¿Por qué si la acusación tiene un interés político no consiguen los votos para aprobar el balance en el Consejo Superior?

- El tema ingresó el miércoles de esta semana. Se necesitaban dos tercios de los votos para que se tratara. La moción inicial fue retirada y no se votó. Se tiene que tratar en la próxima reunión. Cuando uno mira la cuenta de inversión, ve números en un formato de difícil lectura, que para la mayoría de los consejeros es un lenguaje inasible, y puedo creer legítimamente que un estudiante o un no docente no sepa quién tiene razón. Entonces que venga la auditoría externa.

- ¿Cuáles son las consecuencias inmediatas de que no se apruebe el balance?

- En principio no genera consecuencias serias porque podría aprobarse en junio, julio o agosto. Ahora, para cualquier político que administra fondos públicos y que ha hecho de la transparencia una bandera, pasa a ser una cuestión política decisiva. Nos han dicho centralistas y otras cosas, pero es parte de las reglas de juego de una institución democrática. Pero el rendir cuentas, no debería tener dilaciones.

En la práctica, no aprobar la cuenta imposibilita distribuir fondos adicionales que estaban sin distribuir, porque se puede reformular el Presupuesto 2009 luego de la aprobación de la cuenta de inversión 2008. En este momento hay dos proyectos de distribución de dos millones de pesos que no se pueden hacer. Además, no se pueden utilizar los fondos que sobraron del año pasado, 5,4 millones de pesos, no se pueden incorporar los saldos.

Doy un ejemplo: los no docentes cobraron el jueves un aumento por un acuerdo y no había plata ni resolución. Ahora, si alguien de los decanos se opone a esa práctica unánime en el sistema universitario cuando se trata de salario, que lo digan y lo podemos discutir. Se está cuestionando eso. Lo que hubiera correspondido según lo que se argumenta, es no pagar el aumento.

- Se está poniendo en dudas el manejo de fondos y, por otro lado, hay un freno a la ejecución de recursos para este año. ¿Cuánto tardarán las auditorías en clarificar la situación?

- Son dos cosas distintas. El Consejo Superior puede decidir independientemente de las auditorías dispuestas. Se pidieron para arrojar luz. Pero si lo quieren seguir tratando, lo harán. Las pedimos con carácter de urgente, pero no depende de nosotros.

Trasfondo

El despacho que cuestiona el balance de 2008 de la UNLPam tiene un trasfondo político inocultable. Está firmado por cinco decanos: Roberto Vassia (Económicas y Jurídicas), Hugo Alvarez (Veterinarias), Carlos D’Amico (Ingeniería), Héctor Esterlich (Agronomía) y María Martín (Exactas y Naturales).

Esos decanos confluyen en un arco opositor, Universidad Federal, que promovería la candidatura de Vassia para aspirar al rectorado en 2010. Aglutina sectores de afinidad con el justicialismo, liberales y conservadores.

Por el otro lado, el actual rector, Sergio Maluendres, completará el segundo período al frente de la UNLPam, sustentado por Universidad Autónoma, y no puede ir por la reelección. Se rumorea que la vice Estela Torroba podría encabezar la lista del oficialismo.

Comentá la nota