"Me maltrataron"

Fabián Vargas se mostró molesto porque no se define su situación contractual. "Boca me faltó el respeto", dijo. ¿Basile lo quiere? Ni.
Algo se rompió entre Fabián Vargas y Boca y la vuelta atrás parece difícil. "Me sentí dolido y maltratado", dijo ayer el colombiano, como para que lo escucharan todos. Y así, si ninguna de las partes afloja en su postura, uno de los mejores del ciclo Ischia tendrá que seguir la carrera en otro lado.

Esta historia viene de desde casi hace un mes, cuando Daniel Comba, el representante de Vargas, se reunió con Carlos Bianchi y puso sobre la mesa las pretensiones de su jugador: 1.000.000 de dólares por el pase y 750.000 por año, una cifra que casi duplicaba las posibilidades del club. "Después de eso, nunca más estuvimos en contacto. Siento que Boca me faltó el respeto", explicó el propio Vargas.

A pesar de ese malestar, el colombiano eligió no entrar en polémica e irse a jugar los dos partidos por Eliminatorias sin decir nada. Sólo que a la vuelta quería sentarse a arreglar su situación. Pero, cuando estaba en Perú para el segundo de esos dos encuentros, le avisaron lo que había dicho el dirigente Marcelo London: "Si no está de acuerdo con los números, que se busque club". Inmediatamente, llamó a su representante y le pidió que empezara a escuchar ofertas. "No me puedo quedar en el aire, esperando hasta que Boca tome una decisión. Si mi contrato termina el 30, no podría jugar la última fecha. Yo me quiero quedar, soy feliz acá, pero si no se da quiero buscar algo del exterior", dijo el volante, en La Red, consciente del interés de Independiente y Estudiantes. "De afuera no hay nada firme", agregó Comba.

Las salidas para esta encrucijada son varias: 1) Vargas, que espera que respondan a su contraoferta, se ajuste a la realidad económica xeneize; 2) Boca, que por ahora no tiene intenciones de aflojar, se estire hasta lo que pretende el jugador, o 3) El nuevo técnico, que en su anterior paso no tuvo en cuenta al colombiano y ahora tampoco se desespera por tenerlo, pida por la continuidad y eso reabra las negociaciones.

El problema es que, por el momento, no pasó ninguna de estas tres cosas.

Comentá la nota