Por sus malos resultados, dos alimenticias multinacionales emprenden la retirada del país

Por sus malos resultados, dos alimenticias multinacionales emprenden la retirada del país

BRF se desprendió de todos sus activos y General Mills puso el cartel de venta

La caída del consumo y la devaluación del 2018, que alcanzó el 110%, han golpeado fuerte a las empresas del sector alimenticio. El año pasado, muchas pymes del rubro de todo el país ya han tenido que ajustarse y echaron mano a suspensiones, despidos de trabajadores y, en las situaciones más extremas, cierres de fábricas.

Ahora la crisis también la están sintiendo los gigantes. Tal es así que en las últimas horas se terminó de concretar la salida del país de la agroalimentaria brasileña BRF, que concluyó la venta de sus activos en la Argentina con el traspaso de la compañía Campo Austral a las empresas de capital nacional Bogs y La Piamontesa por u$s35,5 millones, informó el conglomerado brasileño. BRF se desprendió de las marcas Campo Austral, Calchaquí y Bocatti.

La operación involucra a tres fábricas, localizadas en las ciudades de San Andrés de Giles, Pilar y Florencio Varela, que en conjunto poseen una capacidad de faenar 230.000 cerdos por día y procesar más de 2.000 toneladas de fiambres, embutidos y paté al mes.

La empresa emplea aproximadamente a 1.200 personas y está en el mercado argentino desde 1970.

Al respecto, la COO global de BRF, Lorival Luz, indicó que "la venta de los activos en la Argentina es una etapa importante de nuestro plan de desinversión, especialmente si consideramos la complejidad y diversidad de los activos que estaban en venta. La reducción del endeudamiento continúa siendo prioridad para BRF y la conclusión de esta etapa confirma nuestro foco en este proceso".

Esta es la tercera y última operación de desinversión en la Argentina, que incluyó también la venta de las subsidiarias Avex y Quickfood. El total de los activos vendidos en el país totalizó u$s145,5 millones.

La estadounidense General Mills, dueña en la Argentina de la marca La Salteña, también tiene intenciones de vender todos sus activos en el país, entre los que figura la tradicional empresa de fabricación de pastas frescas y tapas para tartas y empanadas.

Los ejecutivos de la alimenticia se cansaron de los malos resultados en la operación local. Por eso busca vender La Salteña, incluyendo la planta de producción ubicada en Burzaco.

El mayor interesado es el grupo Perez Companc, dueño de Molinos Río de la Plata.

La fábrica inaugurada en 1995 empleaba a 500 trabajadores. Con una superficie de 20.000 metros cuadrados, tiene una capacidad de producción de 200 millones de unidades, entre tapas de empanadas, pascualinas y otras pastas frescas, de las que proyectaba exportar el 90% a más de 52 países.

La norteamericana ya se había desprendido del negocio de panificados local que pasó a manos del grupo mexicano Bimbo.

Contexto complicado

La crisis de la industria alimentaria también afecta a los referentes del sector. El año pasado empresas como Arcor, Molinos Río de la Plata y Mastellone fueron algunas de las compañías que afrontaron profundas pérdidas y balances negativos.

La empresa de Arroyito (Córdoba) tuvo su peor performance en 67 años de existencia: sólo en la primera parte del 2018 perdió casi de $3.000 millones. La última vez que tuvo rojo en sus cuentas fue en 2002, en donde había perdido $50 millones.

Molinos tuvo un derrumbe de su rentabilidad con un balance negativo en el primer semestre del 2018 de casi $1.100 millones aunque su performance ya había sido negativa el año anterior. La láctea Mastellone perdió $1.042 millones en ese mismo período.

Con una capacidad instalada sin utilización récord, las alimenticias confirmaron que luego de reducir las horas extra y llevar al mínimo los salarios de los trabajadores en actividad, el próximo paso, que en muchos casos ya están cumpliendo, es desprenderse -con acuerdos de partes, en los mejores de los casos- de los empleados que mantienen relación de contratos con las empresas.

Coment� la nota