Ya hay malestar de los vecinos de Playa Grande por el inicio del programa de Mirtha Legrand

Como sucede desde hace varias temporadas, la conductora de televisión Mirtha Legrand llega a Mar del Plata con sus tradicionales almuerzos, y según trascendió en los últimos días, los invitados del primer programa del 2009, que tendrá lugar este lunes en el hotel Costa Galana, serán los protagonistas de "La cena de los tontos", Guillermo Francella y Adrián Suar.
En paralelo, los vecinos del sector de Playa Grande ya se encuentran preocupados y en alerta teniendo en cuenta los problemas que les generaron en temporadas anteriores los tradicionales shows al aire libre que transcurrían una vez concluido el programa.

En diálogo con 0223.com.ar, el presidente de la Asociación Vecinal de Alem, Carlos Carricart admitió que “suena antipático por lo que representa la figura de Mirtha Legrand, pero el año pasado los vecinos presentaron sus quejas ante el Municipio”.

“El tema es la ocupación de las escalinatas que llevan a la playa, que es un espacio público y no pertenece al hotel, pero se hace imposible utilizar mientras transcurre el programa de televisión”, explicó el vecinalista, quien además reparó en los efectos adversos generados por el “alto volumen de la música y la amplificación del sonido”.

“Aparte -añadió-, hay que ver en qué condiciones queda ese sector porque nadie se ocupa de limpiarlo y termina repleto de todo tipo de basura”.

En ese sentido, Carricart advirtió que en la sociedad de fomento ya han recibido “los llamados de varios vecinos preocupados, aunque realmente desconocemos la modalidad del programa en esta oportunidad”.

“Quizás, al haber habido tantos reclamos durante la temporada anterior, la producción del programa haya decidido no ocupar más ese predio”, especuló.

Finalmente, aclaró que “no hay ninguna animosidad contra el hotel ni contra la señora Legrand, pero lo cierto es que la actividad causa malestar entre los vecinos y es razonable porque toda acción que afecte a los derechos del otro es siempre molesta”.

“Es la ocupación de un espacio público para una actividad privada, porque estamos hablando de la promoción tanto de un hotel como de un programa y una canal de televisión”, puntualizó, al tiempo que abogó porque “podamos convivir todos en paz”.

Comentá la nota