Malestar sindical y los gremios de APEM y AMET van al paro

El incremento en las asignaciones familiares anunciado ayer no conformó a los estatales, que reclaman una recomposición y amenazan con iniciar medidas de fuerza.
Ingresaron al despacho del ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez, con la ilusión de escuchar una propuesta formal respecto a los reclamos por una recomposición salarial que permita apuntalar el poder adquisitivo de sus representados, totalmente socavado como consecuencia de la inflación.

Sin embargo, se encontraron con un anuncio tan previsible como insuficiente a sus pretensiones.

La oficialización del aumento de un 35 por ciento en el monto de las asignaciones familiares, confirmada en la reunión de ayer por el titular de la cartera política, no conformó a los referentes del Frente de Gremios Estatales (FGE), quienes advirtieron que si no hay una pronta respuesta al pedido de un aumento en los sueldos, podrían iniciar medidas de acción directa.

Para potenciar el malestar de los sindicalistas, el borrador que les presentó Jiménez contempla que ese incremento en las asignaciones se hará efectivo a partir de octubre (se abonará por primera vez en noviembre, mediante una planilla adicional) y no desde septiembre, como dispuso la Nación.

Por ello, el FGE reclamó que el pago se haga retroactivo a septiembre y advirtieron que si el próximo martes, cuando vuelvan a reunirse con Jiménez, no hay un ofrecimiento concreto del Gobierno respecto al reclamo de un aumento de haberes, podrían convocar a un paro total de actividades para la próxima semana.

Ultimátum sindical

En este sentido, el secretario general de la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP), César Zelarayán, dijo a EL SIGLO que "no está para nada descartada la posibilidad de iniciar medidas de fuerza, dado que todo dependerá de la respuesta del PE respecto a los reclamos salariales".

El dirigente agregó que el próximo miércoles se realizará un Congreso de ATEP donde se analizarán los alcances de la reunión que mantendrán un día antes con las autoridades provinciales. "El ministro Jiménez se comprometió a hablar con el gobernador José Alperovich para estudiar la posibilidad de otorgar una recomposición en los salarios. De acuerdo a lo que nos diga, cuando se reúna el Congreso el miércoles de la próxima semana, las bases van a resolver los pasos a seguir", puntualizó Zelarayán.

Por su parte, Jiménez no descartó la posibilidad de otorgar una suma fija, en respuesta a los reclamos salariales de los estatales. "Vamos a trabajar en esa posibilidad, es algo que va a estar en la mesa de conversaciones en estos días, pero es una posibilidad", precisó

APEM y AMET irán al paro

Otro anuncio realizado ayer por el Ministro de Gobierno a los gremios fue la decisión de abonar el 100 por ciento de los haberes a los empleados públicos que se encuentren de licencia por enfermedades de tratamiento prolongado, aunque la medida, por ahora, no alcanzaría a la totalidad de los educadores.

Esto último, sumado a la falta de una respuesta sobre el pedido de una recomposición del 20 por ciento en el salario básico, motivó a los gremios docentes de APEM (medios) y AMET (técnicos) a convocar a un paro de actividades, sin asistencia a los lugares de trabajo, para el próximo jueves.

La decisión de iniciar las medidas de fuerza, según explicó el titular de AMET, Edgardo Bessone, "obedece a la falta de respuestas sobre el reclamo de una recomposición del 20 por ciento en el básico", tras el fracaso en las negociaciones con el Gobierno, en el marco de la Conciliación Obligatoria dictada por la Secretaría de Trabajo.

A su turno, la secretaria general del gremio AMET, Isabel Ruíz, dijo que con el paro de la próxima semana "por fin la docencia tucumana podrá expresar su malestar ante la permanente estrategia del Gobierno de dilatar las discusiones respecto a los reclamos salariales. Nos obligaron a ir a una Conciliación Obligatoria estéril, donde el Ejecutivo no demostró ningún tipo de predisposición para resolver la grave situación salarial que afecta a los docentes, con el solo fin de evitar una protesta, que ahora está firme y se concretará con fuerza", concluyó.

Protestas en los hospitales públicos

Al plan de lucha iniciado por los empleados del Centro de Salud hace 15 días la semana pasada, se sumaron los trabajadores del Hospital del Niño Jesús y de distintos centros asistenciales públicos de toda la provincia.

Desde el sector exigen un incremento salarial de emergencia, que permita paliar los efectos del proceso inflacionario.

El vocero de los "autoconvocados de la Sanidad", Raúl Quinteros, dijo a EL SIGLO que las protestas se concretan de lunes a viernes, entre las 10.00 y las 12.00, con quites de colaboración y asambleas al frente de los hospitales. Además, anunció que el próximo lunes, al mediodía, realizarán una "olla popular" en el Hospital de Niños.

Municipales en estado de alerta

La Federación de Sindicatos Municipales convocó a un plenario de delegados gremiales, hoy a las 10.00, en Monteros, a los fines de determinar posibles medidas de fuerza ante la falta de respuestas del Gobierno a sus reclamos salariales.

Además, durante la asamblea, los sindicatos del Interior analizarán la posibilidad de renunciar al Frente de Gremios Estatales, por considerarse "discriminados" cada vez que hay una reunión con el Gobierno y no son convocados a participar.

Entre otros puntos, los municipales exigen una recomposición salarial, el blanqueo de las sumas no remunerativas y la derogación del incremento en las cuotas al Subsidio de Salud.

Comentá la nota