El malestar rural se trasladará mañana a plaza Independencia

Referentes de la Sociedad Rural, Federación Agraria y los productores autoconvocados se concentrarán con sus camionetas y vehículos en el paseo público ante la falta de respuestas a sus reclamos.

Golpeados por la fuerte caída en los precios internacionales de los granos, las retenciones, las heladas y el constante incremento en el costo de los insumos para la actividad, los ruralistas tucumanos llegarán mañana en sus camionetas a la plaza Independencia, donde expresarán su descontento por la falta de políticas de Estado que permitan salir de esa dramática situación.

La movilización, que fue convocada para las 11.00, fue resuelta ayer por los representantes de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT), Federación Agraria y la comisión de Productores Autoconvocados, tras protagonizar sendas asambleas al costado de las rutas 38, en inmediaciones de La Cocha, y 303, en Delfín Gallo.

La marcha de los ruralistas tucumanos coincidirá con una movilización que realizarán productores de todo el país, a la misma hora, en la localidad bonaerense de San Pedro. Allí, la Comisión de Enlace Nacional del campo resolverá si el paro en la comercialización de granos, iniciado el viernes pasado y que culminará mañana, se extiende en el tiempo, acompañado de otras medidas. Todo dependerá de las respuestas que, hasta entonces, reciban de parte del Gobierno nacional a sus planteos.

Sin señales

En este sentido, el titular de la SRT, Víctor Pereyra, dijo a EL SIGLO que, hasta el momento, no recibieron señales positivas de las autoridades. "Lo único que demuestran es falta interés en lograr un diálogo maduro y profundo, que permita llevar adelante las medidas urgentes que necesita el sector, como la baja en la alícuota de las retenciones o la limitación a las trabas burocráticas impuestas para las exportaciones de carne, leche y cereales", puntualizó.

Además, dijo que "el Gobierno aún no dijo nada ante el planteo de declarar la Emergencia Agropecuaria para ayudar a los sectores que fueron afectados por las heladas, como el caso del trigo y el arándano, en Tucumán, ni al reclamo de una política a largo plazo que fortalezca las economías regionales".

Respecto a los anuncios que podría realizar el secretario de Agricultura de la Nación, Carlos Cheppi, respecto a las exportaciones de trigo y maíz, el ruralista tucumano advirtió: "No creemos que las medidas que vaya a adoptar el Gobierno sirvan para paliar la crisis del campo y lo peor es que se preocupan recién ahora, cuando los precios de los cereales cayeron a niveles que casi no son rentables".

Por su parte, el vocero de los productores autoconvocados, Maximiliano Alcocer, apuntó a "la falta de seriedad con la que el Gobierno está atendiendo esta crisis del campo. Si el Estado toma intenrvención, que no lo haga con medidas ilógicas e irrazonables como lo vino haciendo, sino con políticas que permitan incentivar la producción, antes que limitarla con políticas desacertadas y confiscatorias", disparó. Tras recordar que "el campo demostró en 2001 que es capaz de sacar al país adelante, Alcocer advirtió: "Ahora se viene otra crisis muy grande, quizas peor que la de hace siete años, a partir de la situación financiera internacional, y si el campo sigue diezmado, será muy difícil que la Argentina pueda recuperarse".

"No es momento de paros"

Fiel a la postura que viene manteniendo desde que comenzaron los desencuentros entre la Nación y los ruralistas, el gobernador José Alperovich criticó ayer las medidas de fuerza dispuestas por el sector. "No sabemos en qué precio quedarán el petróleo, la soja y el maíz, por lo que hay que esperar hasta que veamos el contexto mundial, para ver quiénes van a ser los compradores y, en base a eso, hacer un plan. Es momento de esperar, porque hacer un paro en esta situación no resuelve nada", sentenció.

Alperovich confirmó que la provincia pagará el triple al Banco Macro

El gobernador José Alperovich anunció ayer que llegó a un acuerdo con el Grupo Macro (dueño del Banco del Tucumán) para triplicar el canon que cobra la entidad, por los servicios de agente financiero, a los fines de evitar un millonario juicio en contra del erario público. Ahora la Provincia deberá desembolsar 1.500.000 pesos mensuales (pago que será retroactivo a enero de este año) en lugar de los 550 mil que venía aportando.

A cambio, la institución bancaria se comprometió a desistir de un planteo judicial contra el Estado, por honorarios caídos desde la pesificación de la economía nacional, producida en 2001.

Desde ese entonces, el Gobierno tucumano vino pagando 550 mil pesos cada 30 días al agente financiero de la Provincia, cuando el contrato original con la entidad (entonces Banco del Tucumán) establecía un canon mensual de 550 mil dólares.

Como consecuencia de esta situación, el Grupo Macro reclamó el pago de un resarcimiento por más de 90 millones de pesos, por la vía judicial.

Por Fabián López

Busquedas de temas relacionados

Comentá la nota