Malestar en los profesionales del Hospital

Un grupo de unos cien profesionales autoconvocados reunió a los medios para informar sobre sus reclamos. Se les adeudan retroactivos y nunca saben qué día del mes cobrarán.
Las exigencias las realizan desde un Grupo de Autoconvocados de Carrera Hospitalaria porque desconocen a la Asociación como su legítima representante. El lunes se juntan con el secretario de Salud.

En el Hospital Municipal “Nuestra Señora de Luján”, problemas en el cobro de los salarios de los profesionales aceleraron los tiempos de otro conflicto: la representatividad dentro de ese sector. Lo cierto es que después de meses de pujas subterráneas, en la asamblea de un concurrido grupo de profesionales realizada esta semana se resolvió informar a los medios de prensa sobre todos y cada uno de los inconvenientes, a fin de lograr respuestas por parte de las autoridades comunales.

Lo primero que ocurrió fue la organización interna para canalizar los reclamos. La Asociación de Profesionales, presidida por el doctor Gabriel Muraciole, habría desoído los mandatos de sus pares y eso derivó en el cansancio colectivo. “Unos cien profesionales del Hospital Municipal se organizaron en un grupo de autoconvocados, luego de considerar infructífero el trabajo de la Asociación. Le pedimos a Muraciole que las reuniones con los funcionarios municipales se hicieran en el Hospital y que dejara de manejarse solo para respetar los pedidos de las bases”, le contó a este medio el doctor Norberto Hernández. “Muraciole debía hacer de interlocutor entre las bases y las autoridades, pero sus manejos fueron muy personales. Fue entonces cuando decidimos buscar otra representatividad y formamos el Grupo de Profesionales Autoconvocados”.

La idea surgió de una asamblea y con la firma de casi cien trabajadores, precisó Hernández. Junto con él, entre otros que buscan la normalización, están los doctores Sergio Faro, Tomás Peternelj, Valentina Gómez Carril, Cristina San Miguel, Roberto Spagnolo y las licenciadas Cristina Samarro, Marcela Pech y Adriana Ithurrat.

Los adherentes a este grupo (reiteramos, cerca de 100 profesionales) redactaron una nota que de inmediato fue enviada a la intendenta Graciela Rosso, a la Secretaría de Salud, a la Dirección del Hospital y al Colegio Médico. Allí pasan en limpio los problemas a los que Muraciole no supo o no pudo encontrarle respuestas.

PAGOS ATRASADOS

“Los problemas que teníamos en noviembre cuando nos autoconvocamos, hoy están vigentes. No tenemos un día de cobro y suele ocurrir que se paga al resto del personal pero se excluye a los profesionales de Carrera Hospitalaria. Eso es cuanto menos irritante. Dentro de la Carrera Profesional están los médicos, pero también los kinesiólogos, fonoaudiólogos, trabajadoras sociales, obstetras, entre otros. Y hay gente que sólo vive del sueldo del Hospital”, detalló Hernández.

El doctor admitió que “hay gente que puede decir que los médicos tienen de dónde sostenerse. Pero el problema es cuando todos piensan lo mismo y nadie te paga. Porque IOMA no pagó, el Hospital no paga y llega un momento que se torna crítico”.

Hernández recordó que “nos deben un retroactivo de marzo, abril y mayo de 2008. En junio empezamos a cobrar un aumento pero quedó ese retroactivo. Y después hubo otro aumento otorgado en agosto del año pasado que se pagó en noviembre, dejando a agosto, septiembre y octubre sin cobrar el retroactivo”.

Ante ese contexto, “Muraciole traía respuestas del municipio que no eran las esperadas por los profesionales”, dijo Hernández. Según el médico, “llegará el momento en que discutiremos la representatividad. ¿Quién nos representa? ¿El presidente de la Asociación y los pocos que quedaron en la comisión, o los cerca de cien autoconvocados? Son preguntas que habrá que responder después de solucionar el tema del cobro de los salarios. Hoy la urgencia es la salarial”.

Hernández contó que existe un expediente en el que se reconoce la deuda del municipio, “pero lo que tenemos que hacer es juntarnos con las autoridades para ver cómo se paga. Nosotros estamos abiertos a cobrar aunque sea en cuotas, porque somos racionales y sabemos que la situación económica del municipio es muy mala”.

“Ana Ferrarotti (ex secretaria de Salud) dijo que estaba enterada de la situación. Al saber de la diferenciación en los días de pago se había enojado mucho con (Héctor) Artero (secretario de Economía). Pero volvió a pasar lo mismo. Nosotros habíamos propuesto que en caso de contar con escaso dinero, se repartiera un poco a todos para que todo el personal pueda disponer de dinero. Somos elásticos en la postura, pero pedimos que se reconozca, se pague la deuda y no se discriminen los pagos”.

- A partir de sus reclamos, ¿qué puede decirle a los pacientes, a los vecinos que utilizan los servicios del Hospital?, preguntó EL CIVISMO a Hernández.

- Acá se sigue trabajando. Esto no afecta el funcionamiento del Hospital. Y dependerá de las respuestas del municipio las medidas a seguir. Hay elasticidad y sólo resolvimos continuar en asamblea permanente para esperar el cobro del sueldo o recién en ese momento analizar la posibilidad de medidas de fuerza o un paro. Esa es la medida más extrema y no queremos llegar a eso.

- La intendenta es médica, ¿qué reflexión le merece la situación que están atravesando?

- Hay dos cosas. Una es ésa: la intendenta es médica y por eso suponemos que conoce la problemática real que planteamos. La gente tiende a creer que los médicos en el Hospital cobran 5 mil pesos por mes. No es así. Cobramos mucho menos que eso, aún siendo especialistas y con 36 horas semanales de servicio. Es un sueldo que ni siquiera amerita separarnos del resto del personal porque supuestamente cobramos más. Hay jefes de Departamento que si suman horas extras cobran mucho más que nosotros”.

“Ante una intendenta que es médica –continuó Hernández- todo el mundo en el Hospital, la haya votado o no, esperaba no tener este tipo de inconveniente. Y lo otro que quiero señalar como un acierto de la intendenta es la designación del doctor (Héctor) Rufinelli como secretario de Salud. Es un trabajador del Hospital, es un muy buen compañero de trabajo, es honesto, no es político y por eso dudamos sobre cuánto durará en el cargo. Lo conocemos y sabemos que es visceral, por lo tanto no se callará si algo no le gusta. Su designación es algo que pesó en la asamblea del martes. Como Rufinelli fue designado hace poquito, seremos contemplativos y le daremos una oportunidad porque conoce cuáles son los problemas en el Hospital. Tiene consenso en el establecimiento y eso nos da esperanzas de cambio. Las expectativas se mantienen”.

Reunión con Rufinelli

El secretario de Salud fue invitado por el Grupo de Autoconvocados para el lunes dialogar cara a cara sobre los planteos que se dan a conocer en esta nota. “Haremos la reunión aunque sabe de qué estamos hablando. Él estaba en la Asociación de Profesionales, renunció y se acopló al Grupo de Autoconvocados hasta su designación como secretario”, detalló Hernández.

Recién después de ese encuentro los profesionales analizarían tomar o no medidas de fuerza.

Comentá la nota