Malestar del macrismo con Alfredo Cornejo en una reunión en la Casa Rosada

Malestar del macrismo con Alfredo Cornejo en una reunión en la Casa Rosada

Encuentro de fines de abril entre los gobernadores de Cambiemos y la cúpula de la Casa Rosada

El malestar fue inocultable, también el pase de facturas. Lo que debía ser una reunión más de la mesa política, que integran el jefe de Gabinete, Marcos Peña;el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; y los cinco mandatarios provinciales deCambiemos, para generar más acuerdos terminó en un cruce de reclamos, aunque sin llegar a la ruptura.

Es que la frase del titular de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, que horas antes de entrar en la Casa Rosada volvió sobre la necesidad de reformular Cambiemos y lanzó que "no se descarta que [el presidente Mauricio] Macri no sea el candidato" cayó como una bomba en la frágil construcción de la coalición.

ADEMÁSLas frases más destacadas de la entrevista de Dujovne por LN+Dujovne: “En los próximos meses el salario real se recuperará”

La reunión pautada para las 17 terminó 19.30. Es la primera vez que una reunión de la mesa política se extiende durante tanto tiempo. Y todos los protagonistas se fueron en silencio, dos síntomas del fastidio y la incomodidad con la que se desarrolló el encuentro. "Estuvo picante", reconocieron tres de los involucrados.

Si bien Cornejo "no dijo nada nuevo", según explicaron fuentes oficiales, lo cierto es que sus palabras pusieron nuevamente en debate la postulación de Macri, discusión que el Gobierno había intentado clausurar en los días previos. De entrada, los locales, Peña y Frigerio, le hicieron el reclamo. Pero fue la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal la que puso sobre la mesa el daño que provocaron esas palabras.

El enojo de Vidal tenía dos motivos, ya que además de poner en duda la participación de Macri, el mendocino volvió a instalar la necesidad de avanzar con el Plan V. "No se puede descartar que sea Vidal [la candidata]", disparó Cornejo. La gobernadora fue enfática a la hora de demostrarle su molestia por esa frase.

"Reconozco que la inflación está bajando y que la resolución de la Corte Suprema, que frenó el juicio oral contra la expresidenta [Cristina Kirchner] , le sirve al oficialismo y puede que alcance para ganar las elecciones, pero no alcanza para gobernar. Hay que ampliar Cambiemos", justificó Cornejo al término de la reunión.

Según el gobernador de Mendoza, la alianza debe incorporar a "figuras como Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti, Roberto Lavagna y Sergio Massa. La conformación del próximo equipo de gobierno, en un eventual segundo mandato de Cambiemos, debería tener una base más amplia e incluir a dirigentes de otros espacios".

"El resto estuvo de acuerdo con Alfredo. No con las formas, pero sí con la necesidad de ampliar el espacio", aseguraron cerca del mendocino.

La reunión

La primera en llegar fue Vidal que subió directamente hasta el despacho del ministro coordinador, en el primer piso. Ahí la esperaban Peña y Frigerio. Minutos después llegó Cornejo, seguido por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. El último en llegar, casi 50 minutos después que Vidal, fue el jujeño Gerardo Morales. El único ausente, con aviso, fue Gustavo Valdés (gobernador de Corrientes).

El desafío público de Cornejo se dio cuando faltan 12 días para la Convención Nacional Radical en la que se definirá si el partido político ratifica su pertenencia a Cambiemos, cuestión que también se trató en detalle.

En ese caso, tanto Cornejo como Morales fueron claros: la Convención Radical, siempre según los mandatarios radicales, ratificará su pertenencia a Cambiemos.

Otro de los temas que analizaron fue el impacto del sorpresivo fallo de la Corte Suprema de Justicia, que provocó la virtual suspensión del primer juicio oral y público contra la expresidenta Cristina Kirchner por corrupción, que debía comenzar el martes próximo.

Los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda pidieron al TOF Nº 2, que debía hacer el juicio, que le envíe el expediente, que son más de 50 cuerpos, del caso en el que Cristina Kirchner iba a ser juzgada por direccionar las obras públicas santacruceñas en beneficio de Lázaro Báez.

"Nos viene bien a nosotros que hayan hecho algo tan burdo", reconocieron fuentes oficiales. Cerca de Macri acusaron al Máximo Tribunal de hacer "trampa" y definieron mantener la presión para "dejar expuestos" a los magistrados.

Coment� la nota