Malestar en el Gobierno con el ministro Adaro

Malestar en el Gobierno con el ministro Adaro
Ayer corrió la versión sobre su pronta salida. Pero el funcionario lo negó: "No sé de dónde salió eso ni quién lo operó". Dudas.
La versión corrió velozmente durante todo el día de ayer: el ministro de Gobierno, Mario Adaro, estaba a punto de ser removido de su cargo. Por la tarde, el funcionario lo desmintió. Sin embargo, fuentes del Ejecutivo aseguraron a Los Andes que en el entorno del gobernador Celso Jaque hay malestar con Adaro y arriesgaron que el mandatario estaría evaluando su salida.

"No sé de dónde ha surgido esa versión, no sé de dónde viene ni quién la operó". Con esas palabras, Adaro negó que en el Ejecutivo le hayan pedido la renuncia. El trascendido de su dimisión surgió un día después de que el ministro se presentara a un encuentro organizado por el sindicalista Roberto Picco, en el que éste criticó fuerte al Gobierno y especialmente al secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, a quien el gremialista ha cuestionado públicamente en varias oportunidades e incluso responsabilizó de la derrota electoral del PJ de finales de junio.

La presencia de Adaro en ese cónclave, en el que no participó ningún peronista de peso, habría sido la gota que rebalsó el vaso ya que, de acuerdo a lo que dicen desde el mismo Ejecutivo, existiría una serie de sucesos protagonizados por el ministro que han generado molestia en varios funcionarios, especialmente en los hombres de mayor confianza de Jaque, es decir, en Cazabán y en el asesor Raúl Leiva.

"No es cierto que tengo una mala relación con Leiva ni con Cazabán. El "Perruco" (Leiva) está en Buenos Aires y el Chiqui ( Cazabán) ha estado con mil cosas durante todo el día , como yo", afirmó Adaro, espantando cualquier rumor.

Pero, de acuerdo a las versiones que existen en Casa de Gobierno, tanto Cazabán como Leiva habrían pedido al Gobernador una pronta salida de Adaro, especialmente por haber cuestionado a ambos en encuentros en los que participaron otros funcionarios del Ejecutivo y dirigentes peronistas con poder de decisión.

"Adaro ha jugado fuerte en contra de Cazabán y Leiva y ahora no encuentra gente que lo banque en esta situación", sostuvieron desde el entorno de Jaque.

Hasta hace tres meses, Adaro pertenecía al grupo de "los ministros" con perfil político de Jaque, quienes se autoconvocaron para buscar lugares en las listas del PJ, aunque tuvieron poco éxito.

Pero pasados los comicios, ese sector que estaba en formación comenzó a disolverse, fruto también de que el vínculo se fue deteriorando durante el proceso electoral. Así, Adaro quedó cerca del ministro de Infraestructura, Vivienda y Transporte, Francisco Pérez; en tanto el secretario de Medio Ambiente, Guillermo Carmona, y el ministro de Seguridad, Carlos Ciurca, conformaron una segunda dupla. El secretario de Turismo, Luis Böhm quedó jugando políticamente en soledad.

En Casa de Gobierno también acusan a Adaro de haberse aproximado a los intendentes más críticos del Ejecutivo: Omar Chafí Félix (San Rafael) y Alejandro Abraham (Guaymallén). "Mario ha arreglado con algunos intendentes", agregan y los más arriesgados lo acusan de haber echado a correr un rumor que indica que Jaque podría dejar el Gobierno.

Estos hechos estarían generando duda sobre la continuidad del ministro, aunque aún no hay ninguna confirmación oficial porque el Gobernador no habría tomado ninguna decisión.

"No estoy firme en mi cargo porque soy un ministro, pero no sé quién hizo esta operación", calificó Adaro. Después, prefirió la broma: "¿Qué dice el rumor? ¿Que me echan o que me voy? Por si me echan, será la primera vez que me pasa, nunca me han echado de un trabajo", retrucó.

Comentá la nota