Malestar ganadero por aumento de la valuación fiscal de campos de más de 10.000 hectáreas

El aumento de la valuación fiscal de los campos de más de 10.000 hectáreas, decretado por la provincia para el pago de la 5º y última cuota del Impuesto Inmobiliario Rural, generó una rápida y airada reacción de la Sociedad Rural del Chaco.
El presidente de esta entidad, Enrique Santos, no descartó ayer que el año que viene el aumento se generalice a los campos de todas las extensiones.

“Muchos se alegraron, pero yo quisiera saber qué va a pasar con la primera cuota del año que viene, si estamos terminando el año de esta manera”, se quejó ayer Enrique Santos, presidente de la Sociedad Rural del Chaco, en declaraciones al programa Marca Chaco de AM 740 Radio Chaco.

“La gente no puede pagar realmente, no puede pagar”, anotó para señalar el caso de explotaciones de Charadai donde murió por la sequía el 30% de la hacienda, pero debe afrontar este viernes una cuota de $28.000.

“Creo que es una barbaridad. Alguna vez el gobernador nos prometió que estas cosas iban a ser consensuadas, pensamos que el impuesto inmobiliario ha quedado atrasado en el tiempo, es cierto que había que recuperarlo, pero había que hacerlo en los años buenos”, anotó que sumada a la sequía, los precios bajos de la producción.

Santos se quejó de que el aumento de la base imponible mediante la revaluación del valor fiscal, impactará también en los impuestos que la producción debe rendir al fisco nacional mediante la AFIP.

También cuestionó la zonificación establecida por el gobierno para medir la rentabilidad y consecuentemente el valor de las propiedades rurales y también la complejidad de las Resoluciones del Ministerio de Economía, que anotó “hay que ser astronauta y economista” para entender.

“No puedo dar con el ministro y no tenemos con quién hablar del tema”, se quejó el ruralista anotando gestiones iniciadas desde el mismo lunes pasado.

Sumó además la queja por la valuación fiscal de $850 por cada ternero, que anotó no refleja el precio real del mercado de hacienda, donde las consignatarias no pagan más de 1,9 por kilo y un ternero no completa así los $500 de valor.

“Cómo es posible que ni siquiera se pregunte cuánto se está pagando y que se ponga una base imponible de este valor para que el que saca un ternero de la provincia, tenga que pagar un impuesto mayor del precio del producto”, anotó.

Comentá la nota