Malestar y enojo de productores del Este por el veto presidencial

Cultivos de tabaco, trigo y maíz fueron arrasados por la sequía y las equívocas políticas estatales.
Productores agrícolas de Los Altos (Santa Rosa), donde se concentraron las principales protestas locales el año pasado durante el fuerte enfrentamiento que mantuvo la Nación con el campo, expresaron su preocupación y enojo por el veto parcial a la ley de Emergencia Agropecuaria.

Hasta anoche, paralizada la venta de granos en la acopiadora situada en la zona, más una pronunciada sequía que pulverizó la mayoría de los cultivos del Este catamarqueño, caldearon aún más los ánimos de los productores santarroseños y de la zona sur de la provincia de Tucumán, quienes analizarán en los próximos días las medidas a seguir frente al cachetazo presidencial. (Ver aparte)

Es que en 2008 las heladas y la pelea con el Gobierno nacional por las retenciones a la soja fueron un duro golpe al sector. Pero este año los factores climáticos volvieron a causar estragos en los campos catamarqueños: esta vez el principal verdugo fue la pronunciada sequía, la mayor en el último lustro.

Poco tabaco, algo de soja y trigales secos es la postal que pinta la realidad de Los Altos, donde escasea el trabajo rural y dista mucho de la comunidad creciente por la cual transitaban camiones todo el día.

Los pequeños productores, en su gran mayoría, tienen sus tierras arrendadas o sin cultivar. Los medianos tratan de pasar rápido el año con pocas expectativas de recuperar algo de lo invertido y los grandes intentan mantener los campos a la espera de una mejora sustancial.

"Estamos viviendo una situación muy difícil. Hace un año y medio que sostenemos la lucha por las retenciones a la soja y afrontamos una sequía tremenda, la cual se adueñó de nuestros cultivos. El sector agropecuario esperaba con ansiedad algún tipo de solución, pero el Gobierno nacional no tuvo mejor idea que vetar los beneficios a los que podíamos acceder. Ningún productor recibió ayuda estatal y está a la vista la situación en la que se encuentran los campos", manifestó el productor Néstor Montalbán a El Ancasti.

El ruralista consideró que fue un golpe "durísimo" al agro el veto presidencial. "Necesitamos que alguien nos saque de este fango donde estamos viviendo. La situación acá (en Los Altos) es caótica, extrema y no sabemos cómo encarar la próxima campaña, porque todo es impuestos", analizó Montalbán.

Comentá la nota