Malestar de los desmotadores por el aumento de la energía eléctrica

SÁENZ PEÑA (Agencia) --El panorama de esta campaña se presentaba muy alentadora para el sector desmotador ante las perspectivas de crecimiento del área de siembra del textil.
Optimismo más marcado todavía por el contraste con los años anteriores de una caída dramática en la actividad a causa de la escasa producción algodonera. Pero las buenas noticias chocaron con el aumento de la energía de aproximadamente un 18% a las industrias que afecta particularmente a las desmotadoras que tienen un alto consumo de electricidad.

A esto se suma el reclamo histórico para que se elimine el costo fijo que la empresa de energía provincial Secheep cobra a las desmotadoras y que significa que tienen que pagar un porcentaje del consumo aún en los meses en que no funcionan porque no hay algodón.

Las dos realidades: el aumento de la energía decretado la semana pasada; pero aún más la incidencia del costo fijo; generan preocupación en los empresarios desmotadores sobre el futuro de la próxima campaña, a pesar de las buenas perspectivas de un fuerte incremento del área de siembra y de los buenos precios del algodón que se esperan para este año.

Ahora, con estos valores de la energía que es el insumo básico para esta actividad industrial, los dueños de desmotadoras privadas y las cooperativas algodoneras, afinarán bien el lápiz y sacarán números finos para determinar si les conviene o no encender las máquinas con estos costos que amenazan con limar las posibilidades de rentabilidad.

El costo fijo

Dirigentes del sector señalaron que todavía no se puede establecer el grado de incidencia del aumento energético, porque en la actualidad las desmotadoras están paradas, preparándose para arrancar con la campaña, prevista para los primeros meses del año entrante.

“Pero indudablemente va a tener una incidencia”, advirtió el secretario de la Asociación de Desmotadores Algodoneros Argentinos, Juan Carlos Núñez.

“Lo que es más perjudicial en el sistema en el Chaco es el famoso costo fijo. Dentro de la tarifa de todo lo que consumimos, tenemos un porcentaje de alrededor del 10% que lo seguimos pagando en cada facturación de Secheep aunque no estemos trabajando, como por ejemplo ahora”.

“Calculemos que si tenemos una factura de 70.000 pesos en un bimestre de energía, el 10% no es poco”, comparó Núñez.

La Asociación de Desmotadores de Algodón de la Argentina, tienen su sede central en la ciudad de Villa Ángela, Chaco pero incluye no solamente a desmotadores chaqueños sino de otras provincias, y hasta firmas brasileras que trabajan en el país. Por ejemplo, las reconocidas firmas Tipoití, Algodonera Avellaneda, Alpargata Textil, el Grupo Santista que está en Brasil, Buyati del norte santafesino, entre otras.

“El sector ha tratado que ese cargo fijo que cobra Secheep no lo cobre al sector desmotador”, dijo el dirigente de la Asociación Argentina de Desmotadores.

“Se han llevado a cabo reuniones, incluso en la Legislatura, en las comisiones de Agricultura y Economía, ni con los gobiernos anteriores ni con los vinieron después”.

Comentá la nota