Malestar y conflicto

La sorpresa política de la semana la dio Ramón Rioseco al aceptar la candidatura a diputado nacional por el Frente para la Victoria. A los kirchneristas no les gusta la palabra "testimonial", etiqueta mediática para decir que el candidato no va a asumir si sale electo.

Por CECILIA SOBERON

Pero lejos del escenario político provincial, sin ánimo de establecer posibilidades de triunfo de Rioseco, vale analizar si esta candidatura podría afectar directamente la vida institucional de Cutral Co.

En esta comuna todavía persiste aquel acuerdo político entre Rioseco y Eduardo Benítez que se inició en 1997 cuando el radical fue electo intendente. En todos estos años fueron evidentes las diferencias ideológicas entre ambos políticos y en general siempre prevalecieron las ideas de Benítez gracias a su mejor imagen ante la población.

Después de diez años le llegó el turno de gobernar a Rioseco y no fueron pocos los que pensaron que habría represalias contra los representantes radicales en el gobierno, pero salvo algunas excepciones, el lugar les fue respetado. En este escenario de calma aparente, la candidatura de Rioseco cayó como un balde de agua fría.

Durante esta extensa relación solamente una vez Rioseco y Benítez fueron por caminos separados a nivel provincial. Fue en aquella época en que Rioseco fue candidato a vicegobernador con Aldo Duzdevich como cabeza de lista.

Pero esta vez parece ser distinta la situación porque por primera vez Benítez está en inferioridad de condiciones.

La gestión de Rioseco en Cutral Co es varias veces mejor que los diez años de su antecesor. No hay dudas que entre Rioseco y Benítez los ciudadanos de Cutral Co votarán al primero, por mucho.

Después del anuncio de la candidatura de Rioseco, Benítez realizó declaraciones públicas que mencionaban supuestas lealtades no correspondidas y que se vio sorprendido por la decisión de su (¿ex?) amigo.

Pero qué puede decirle Benítez a Rioseco. ¿Acaso lo consultó cuando decidió abandonar el kirchnerismo para regresar al seno de la Unión Cívica Radical? Lo que es evidente es que contaba con los valiosos votos de Cutral Co y Plaza Huincul y ahora siente que las posibilidades de Horacio Quiroga frente al Movimiento Popular Neuquino son menores que antes.

Esta es la primera vez que Benítez debe resignar espacio a favor de su socio político y no le gusta. Lo que es peor es que a Rioseco no parece importarle. ¿Tendrá consecuencias dentro del gabinete de Cutral Co? Quién sabe, muchos de los radicales parecen más afectos a mantener su cargo que a seguir fielmente a su referente partidario. Igualmente el escenario de malestar y conflicto comienza a instalarse dentro de la comuna y ayuda a aflorar los antagonismos ya existentes entre las dos facciones que la componen.

Comentá la nota