El malestar por aumento en tarifas de luz llegaría hoy hasta Olivos

Vecinos de zona norte del conurbano manifestarían frente a la residencia de Olivos. Los intendentes se debaten entre atender a los usuarios y negociar con el Gobierno
Luego de las quejas producidas por los fuertes aumentos en las tarifas de luz, el Gobierno analiza cambios en el Plan de Uso Racional de la Energía Eléctrica (Puree), que pueden ir desde una reducción hasta la eliminación total para diversas zonas o tipo de consumidor.

Este cargo, que implica una penalidad económica por consumos mayores a los de 2003 (siempre comparando el mismo bimestre), combinado con la eliminación de subsidios vigente desde el 1º de noviembre, produjo facturas hasta 300 o 400% más caras por igual consumo, y hasta 1100% superiores para usuarios que prácticamente triplicaron su gasto eléctrico.

Las quejas públicas de vecinos, y las mayormente privadas de intendentes y gobernadores se sienten cerca de la Casa Rosada. Esta protesta podría llegar hoy a la residencia de Olivos, cuando vecinos de Tigre, Vicente López y San Isidro lleguen hasta allí con tanto enojo económico como intencionalidad política.

La movilización está prevista para las 18 por parte de Acción Comunal, el partido vecinalista que perdió las últimas elecciones en Tigre contra Sergio Massa. El actual jefe de Gabinete le achaca a esa agrupación la movilización del pasado miércoles, con cierta preocupación por su imagen hacia el interior del Gabinete luego que el intendente en ejercicio de Tigre, Julio César Zamora, recibiera a los manifestantes.

Zamora no es el único intendente de la zona Norte que hace equilibrio entre su buena relación con el gobierno nacional y el enojo de los vecinos. Ayer hubo llamados hacia el Ministerio de Planificación por parte de Enrique “Japonés” García y Gustavo Posse, titulares del Ejecutivo de Vicente López y San Isidro respectivamente.

Además, el titular en ejercicio de Morón, Lucas Ghi (por vacaciones de Martín Sabbatella), calificó como “desmesurado e irritante” al aumento.

“En algunos casos, los incrementos llegaron al 400% en relación con los valores que habitualmente pagan las familias”, señaló mediante un comunicado.

En ese contexto, el Gobierno analiza la rebaja o eliminación del Puree, lo que reduciría la incidencia del último aumento. Ayer hubo reuniones hasta última hora entre Roberto Baratta, subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, y representantes de la provincia de Buenos Aires.

Según trascendió, se excluyó la posibilidad de volver atrás el sistema de castigos energéticos para los usuarios de la ex Segba, atendidos en Capital Federal y Gran Buenos Aires (GBA) por Edesur y Edenor, y en el Gran La Plata por Edelap.

Para la decisión oficial sobre el resto de los usuarios se espera la llegada a Buenos Aires del ministro de Planificación, Julio De Vido, que está en Caracas con la delegación presidencial. Pero la opción con mayores posibilidades sería mixta: sacar el Puree en la mayoría de las provincias, bajarlo en el interior de Buenos Aires, sin cambios en Capital, GBA y La Plata. También podría diferenciarse por tipo de usuario, como –por ejemplo– un otorgamiento de mayores facilidades a los que están en áreas rurales.

Mientras se analiza todo ello, el Defensor del Pueblo nacional insistió con su medida cautelar para suspender los aumentos, en tanto que crece el descontento en partidos del GBA. Eduardo Mondino apeló ayer la sentencia de la jueza Cecilia Gilardi de Negre, quien esta semana rechazó su demanda argumentando que pretendía defender derechos “puramente individuales”.

Ayer, Mondino apeló señalando que “no hay que confundir, como lo hace la jueza, la defensa judicial de usuarios y consumidores para lo cual mi parte está especialmente facultada por la Constitución Nacional, con la protección de los derechos de incidencia colectiva en general”. Ahora decidirá la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal.

Comentá la nota