Malestar por el apuro de Marino

El senador Juan Carlos Marino lanzó al ruedo su pretensión de renovar la banca que ocupa en el Senado. El apuro provocó malestar entre algunos de los propios dirigentes de la línea que encabeza, la Blanca, ya que se habían comprometido a no hablar de candidaturas hasta el mes de marzo.
Si bien se descontaba las apetencias lógicas de una reelección por parte de Marino y del diputado nacional Daniel Kroneberger, sorprendió que no haya respetado la estrategia que se había conversado de esperar hasta marzo y se consideró que daría por tierra con las posibilidades de arribar a un consenso con otras facciones partidarias.

“En definitiva, lo que se está discutiendo acá no es solo el 2009, sino la candidatura a gobernador, no solamente para adentro del partido sino para afuera”, contó un allegado a los dirigentes de la Blanca.

En ese sentido, desde el socialismo o lo que queda del Fregen, socios de la UCR en el Frepam, estarían en desacuerdo con que el nombre de Marino sea otra vez el que encabece la boleta en 2011. El fundamento sería que se esperaba otra elección en 2007 y no se consiguió.

Pero inclusive dentro de la Blanca, algunos dirigentes intentarían posicionar a Kroneberger por encima de su socio político y sueñan con que el intendente Francisco Torroba busque un segundo mandato al frente de la capital pampeana.

Más allá de las especulaciones, las declaraciones de Marino cayeron mal entre los miembros de la mesa de la Blanca que analiza la estrategia prelectoral y que integran el actual presidente de la UCR, Mauro Pildain, los legisladores nacionales (Federico Kenny, además de Kroneberger y Marino), los diputados provinciales Julio Bergues, Carlos Bruno y la cuestionada Silvia Pettiti, y algunos de los intendentes afines.

En las elecciones legislativas de 2009 se pondrán en juego tres senadurías y tres diputaciones nacionales por La Pampa. Una banca en la Cámara Alta y una en la Cámara Baja pertenecen al radicalismo, y a la Lista Blanca que tiene la presidencia de la UCR provincial.

La línea Azul, en ascenso luego del triunfo de su líder, Francisco Torroba, en la intendencia de Santa Rosa, pretendería quedarse con uno de los dos cargos. Están representados, entre otros dirigentes, por Torroba, el diputado provincial Hugo Pérez, el ex diputado Ricardo Consiglio y el actual secretario de Gobierno municipal, Pedro Salas.

Comentá la nota