Las malas señales las da el oficialismo

Por Jorge Oviedo

Cuando la situación internacional mejora para la Argentina, el Gobierno parece empeñado en dar señales preocupantes. Casi nadie pidió el pago anticipado del Boden 2012. Los tenedores no creen que haya una inminente cesación de pagos. El dólar se apreció 10% en el año, mientras mejora el tipo de cambio bilateral con Brasil y se aprecia el euro. Todo es favorable para la balanza comercial argentina y hasta la UIA moderó sus reclamos de devaluación.

Todo debería haber mejorado las expectativas empresariales y las perspectivas de inversión. Pero las señales políticas son cada vez más confusas y preocupantes. ¿Cómo se entienden las presiones de Guillermo Moreno para que quienes quieran hacer importaciones hagan exportaciones por la misma suma? Para muchos que comercializan aquí bienes que no se producen la actividad se ha vuelto casi imposible y ha habido negocios que cerraron. ¿Tiene o no la Argentina un problema de balanza de divisas? Mientras se dice que hay suficientes reservas para capear cualquier corrida, el secretario de Comercio Interior aplica un régimen de racionamiento casi castrista a las compras en el exterior.

Además, prohíbe la exportación de los bienes que más y mejor produce el país, que mejores precios tienen, y luego exige que se exporten otros. Todo ello sin normas, exigido por un funcionario que no tiene jurisdicción en la mayoría de los terrenos en que interviene. El mismo Gobierno inventó un impuesto para financiar importaciones de gas, promoviendo la inversión y el aumento de la producción en otros países, y la consecuente salida de divisas.

No es la única contradicción. Los Kirchner se volvieron enemigos acérrimos de las privatizaciones que apoyaron a rajatablas en los 90. La de YPF y también el banco de su provincia. Y tratan poco menos que de herejes a quienes se atreven a decir que Aerolíneas debería volver a manos privadas. ¿No benefició Néstor Kirchner una aerolínea en problemas cuando era presidente? ¿Acaso no rescató la concesión de Aguas Argentinas y se la dio a otro privado, el sindicato, sin licitación? ¿Por qué en lugar del grupo Eskenazi no entró en YPF la estatal Enarsa?

Es en la gestión donde el kirchnerismo saca su peor nota. Cristina hizo casi un acto de campaña cuando anunció que enviaba la Gendarmería para reforzar la seguridad y la imagen de dos gobernadores leales cercados por el problema: el mendocino Jaque y el bonaerense Scioli. El plan no funcionó mejor que el de estímulo a la venta de autos. En Mendoza hubo hace poco un escándalo luego de que en una zona acomodada unos asaltantes redujeron y degollaron a una empresaria en su vivienda. Hubo una conmoción social de proporciones. Una multitud concurrió a las exequias. Y, como imagen de lo lejos que está la solución, a uno de los concurrentes le robaron el auto. Hoy, Néstor Kirchner hará en Mendoza un acto de campaña.

Comentá la nota