Malas noticias desde Buenos Aires

Las placas de los canales de televisión de la ciudad de Buenos Aires con la noticia de 137 muertes por la gripe A complicaron aún más la proyección de los prestadores de servicios turísticos. Muchos imaginaban un repunte importante en el arribo de turistas para los próximos días, pero la información del Ministerio de Salud de la Nación dejó a varios helados y prolongó la angustia.
A esta altura, pocos dudan de que esta temporada de invierno será más dura que la del año pasado. El miedo y el pánico que ha provocado la expansión del virus, sobre todo en los grandes centros urbanos del país, han golpeado con fuerza al turismo.

Y no es para menos. La explosión del volcán Chaitén y la lluvia de cenizas que sobrevoló sectores de la Patagonia no tienen comparación con las consecuencias que ha generado el virus de la gripe A.

Los datos oficiales que maneja la Secretaría de Turismo municipal reflejan la contracción en el turismo. La ocupación durante el fin de semana largo pasado, que marcó el inicio de la temporada alta, llegó, en promedio, al 30 por ciento.

Sólo el centro de esquí Cerro Bayo pasa un buen momento a caballo de una promoción estratégica y la fortuna de tener nieve desde la cota 1.200 hasta la cumbre. Pero muchos de sus esquiadores provienen de Bariloche, y Catedral abrió esta semana y la situación puede cambiar.

Todos hacen fuerza en esta localidad para que las reservas no caigan. Es que, directa o indirectamente, la economía de Villa La Angostura está atada a los vaivenes del turismo.

La dependencia es casi total tras el derrumbe de la construcción, que se había transformado en otro de los motores de la economía local, después del boom inmobiliario que se produjo, sobre todo, luego de la salida de la convertibilidad.

La probable baja en los ingresos de los comerciantes y hoteleros repercutirá también en las arcas de la Municipalidad. La tasa de Seguridad e Higiene desde este año se paga en relación a la facturación mensual de los comercios, según los cambios promovidos por el Gobierno municipal en los Códigos Fiscal y Tarifario. La expectativa era incrementar la recaudación que requiere con urgencia la comuna. Pero la gripe A modificó los escenarios.

Los trabajadores temporarios son los más perjudicados. Las semanas de temporada alta constituyen para sus familias el sustento para lo que resta del año. Así, la demanda de ayuda social es probable que aumente en la Secretaría de Desarrollo Social, que aún está acéfala, tras las renuncias de la secretaria, Norma Godoy, y directora del área, Liliana Ledesma,

Los más optimistas consideran que Villa La Angostura tiene algunas ventajas en comparación con otros destinos. Señalan que el entorno natural, la abundancia de espacios abiertos y la falta de lugares que faciliten las grandes aglomeraciones pueden atraer a los turistas a viajar hasta esta localidad, en lugar de permanecer en las grandes ciudades.

Además, las consultas en el hospital bajaron un 40 por ciento en las semanas últimas. Pero habrá que trabajar mucho para poder contrarrestar el temor, razonable, que ha esparcido el virus de la gripe A por el país.

Comentá la nota