Malas Lenguas de N&P

Poca gente.

Desesperados.

Despilfarrando.

Escándalo y denuncia.

Poca gente.

En puesta en escena más papelón se convirtió el acto de "incineramiento final" en Mar del Plata de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y nuestro intendente. Pobrísima fue la presencia de público en la Escuela Nº 15, lugar designado para anunciar dinero en obras que, de acuerdo a los seis anuncios anteriores formulados con bombos y platillos, sólo se cristalizaron en un 30%. Infaltables los cascos amarillos de la "bandita" de la UOCRA local dirigida por los hermanos César "Alí" y Jorge "Babá" Trujillo. Los mismos mercenarios de ocasión que vivaron a su tiempo a Blas Aurelio Aprile, a Daniel Víctor Katz Jora y en este momento a Perogrullo, que ponía cara de niño de cinco años recibiendo bicicleta usada en Reyes.

Desesperados

Los técnicos de "La Corte" (empresa contratada por el Gobierno nacional para transmitir las imágenes del acto en Mar del Plata por Canal 7), ante las poco menos de 300 personas que no llegaban a dar el marco necesario de marketing que exige el propio Parrilli para cada acto, entraron en pánico. Dicen que el "jefe de campaña" de Perogrullo, Pablo Fernández (sí, el presidente del Ente de Turismo) se escabulló entre los presentes para no dar la cara con los enviados K que pedían explicaciones por arriesgar la imagen presidencial ante tan poco público. Eso sí: las radios locales ajenas al multimedios coruñes exhibieron la indiferencia de los marplatenses por asistir al festival de anuncios que, como nos tienen acostumbrados, son de improbable concreción. Un dato adicional: el anuncio de la platita para los salarios docentes es por el 2009. ¿Y 2010? ¿Qué tendrá que entregar el intendente en 2010? ¿Qué? Se toman apuestas.

Despilfarrando.

Ya adelantamos hace algunos meses en este espacio sobre el festival de horas extras asignadas sin control ni cumplimiento real por parte de secretarios y directores de la gestión. Pues bien: parece que el Ente Municipal de Deportes nuevamente es noticia por el "dibujo" de horas, y la Defensoría del Pueblo aportará lo suyo. Eso sí, que no llame la atención que en los medios coruñeses no salga ni una letra del juicio que se está desarrollando hace una semana contra la gestión de Norberto Alonso en el ente de deportes; de acuerdo a los alegatos de los testigos llevados por Mónica Felices para incriminar al "Beto", éstos no habrían aportado nada concreto a la causa.

Escándalo y denuncia.

El escándalo promovido por el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata cobró dimensiones nacionales. Entrevistado en Radio 10, Roberto Atilio Falcone insistió en que desbarató los procedimientos impulsados por Alejandro Castellanos porque "le recordaron el proceso militar". Qué fea costumbre de mentir, doctor Falcone. Desde aquí le llamamos a la memoria y no le vamos a permitir olvidar que cuando defendía a Ciga Correa, el asesino integrante de los escuadrones de la muerte en El Salvador y a las policías torturadoras en el proceso, su conciencia no tenía tales pruritos. O a lo mejor tiene una conciencia recién estrenada, justo en estos oportunos momentos en que resulta muy útil para justificar los negocios de la droga.

Comentá la nota