Malas Lenguas de N&P

Perogrullo en la red de redes.

A la orden.

Sin línea.

Enfrentamientos.

Perogrullo en la red de redes.

Por demás elocuente es el perfil de Gustavo Arnaldo Pulti en la red Facebook. Aún no sabemos si contestó los cientos de reclamos (algunos subidos de tono), pero de lo que sí cualquier usuario puede dar cuenta, es de los "amiguitos" que tiene el Intendente incorporados a su lista, y el porqué de tantas "coincidencias": Gerardo Gómez Muñoz (bah, el hijo golpeador, porque el padre aún no sabe usar Internet, dato certificado por los técnicos del Diario La Capital, que en 2009 todavía reciben sus columnas de opinión escritas a máquina y con enormes faltas de ortografía); Eduardo Niella; el truchador de e-mails Julio Lobato; Alberto Felipe Pannoni, de destacada actuación en distintos desaguisados en materia de transporte y, para rematar esta fauna de amistades, ¿quién? Hagan sus apuestas, señores. Sí, acertó con un pleno la señora del sombrero rojo: Florencio Aldrey Iglesias. Qué face, Perogrullo, qué face

A la orden.

El jueves pasado no habrá sido un día más para el intendente Perogrullo. Al mismo momento en que el co-presidente Néstor Kirchner aleccionaba a una centena de intendentes en el Partido de la Costa, nuestro jefe comunal hizo un "ole" y marchó a La Plata a reunirse con el gobernador Daniel Scioli. La razón del viaje habría sido la de zafar de la presión kirchnerista para encabezar las tristes listas testimoniales. Sin embargo, en su viaje de retorno y antes de llegar a su tierra natal, Dolores, el celular marcó la llegada del fatídico mensaje: una de las espadas del patagónico lo encomendaba a que se corriera sí o sí hasta Mar de Ajó, orden que Perogrullo acató al instante y fue nomás, con la cabeza gacha y el rabo entre las patas. El resultado de esa reunión aún no lo pudimos develar, pero nos queda un interrogante: ¿veremos en pocos días la boleta de AM pegada a la tan mentada "colectora"?

Sin línea.

El megaproyecto para el traslado de los bares a la Escollera Norte es historia. Después del papelón que le hizo pasar el propio hermano del Gobernador y operador inmobiliario José Scioli a Perogrullo, ya nadie osa hablar del tema. Amargados quedaron los propietarios de los bares de la zona, ya nadie les responde los teléfonos después de haberlos llevado hasta el medio del río. Encima ahora los han dejado librados a la buena de Dios. O mejor de dicho de Lopetegui, porque el titular de Inspección General arremetió feo contra varios establecimientos y los muchachos están que arden, ya que habían acompañado cada pedido del propio Intendente. Estos políticos, dicen por Alem, nos mienten y nos embaucan, y en eso coinciden vecinos y comerciantes de habitual enfrentados por el espacio común.

Enfrentamientos.

La cuestión se suscitó en virtud del desalojo de las 54 familias que habían ocupado viviendas destinadas a los ex habitantes de la villa de Paso en el barrio El Martillo.La historia transcurrió en la conflictiva unidad académica de Ciencias de la Salud, aún acéfala de rector y cada día más cerca de la intervención. Las féminas militantes de Sur, indignadas, cruzaron fuertes palabras con los militantes de Neo Praxis-Ula, la agrupación que maneja el Centro de Estudiantes. Las primeras les endilgaban que, más allá de coincidir en que el desalojo era una barbaridad y los medios utilizados no eran los correctos, no se limitaron a apoyar a las familias que iban a ser desalojadas sino que las incentivaban a enfrentarse con la policía. Las militantes de Sur reprochan que estos grupos de izquierda vayan de guapos y den la pelea, con el cuerpo de los otros. Sostienen que no sólo hicieron eso, sino que festejaban ante cada enfrentamiento, casi disfrutando cada golpe que recibía alguno de los desalojados, pero que no se metían, para evitar ser golpeados o detenidos. Si ellos lo dicen…

Comentá la nota