Malas Lenguas de N&P

Revuelo.

Liquidación.

De triunfos y fracasos I.

De triunfos fracasos II.

Alterado y furioso.

Revuelo.

Hubo jaleo del grande en las oficinas de María del Carmen Viñas cuando en la 99.9 se reveló el faltante de una camioneta Ford Ranger chapa DNS593. Viñas la emprendió contra su secretaria privada, a la cual, reproduciendo la famosa y nunca bien ponderada "ley del gallinero", le bajó todo el diccionario con el mismo estilo de epítetos que la privada del intendente le suele gastar a ella. La palabra "inútil" se escuchó de manera reiterada y en tono sobresaliente. Finalmente, la camioneta de marras fue traída "de tiro" hasta las dependencias de Calidad de Vida la semana pasada.

Liquidación.

Anduvo de compras Su Señoría Néstor Parra durante los ociosos días correspondientes a la Semana Santa. Se lo vio en el coqueto shopping Alto Palermo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tomando un cafecito humeante a media mañana del Vienes Santo, y repasando sesudamente los titulares, copetes y textos del diario La Nación. Está muy bien que los magistrados de la República descansen para emprender luego inmensa, prolífica e impecable tarea a la que nos tienen tan acostumbrados.

De triunfos y fracasos I.

Hubo elecciones para autoridades municipales en Batán y Sierra de los Padres. La derrota de Miriam Leo marca un punto de análisis notable: el matrimonio Leo-Vázquez suponía que arrasaba, implantados en la Sierra, con manejo de medios (o algo así), cooptada como tienen la asociación que conduce el cuerpo de bomberos voluntarios. Pero los lugareños se ve que pensaron otra cosa y se lo hicieron saber en la urna a la diminuta candidata. Al otro que lo dejaron patitieso fue a Fernando Giangreco, que se anunciaba ganador y apostó a que la campaña se hacía y se ganaba en la esquina de Córdoba y la peatonal. Ganó el menos visible de todos, Juan Carlos García, productor de la zona de Santa Paula. Es una lectura posible para los candidatos de las elecciones venideras, que la vidriera exhibe, sí, y puede que no disculpe defectos, también.

De triunfos fracasos II.

En Batán quedaron en el camino Juan Domingo Fernández y Sergio Correa. Ganó Ernesto Lenzo, quien ya había pasado anteriormente por esa delegación en calidad de responsable. Una derrota que tiene sabor a triunfo fue la de Abel Cristóbal, primer delegado municipal en democracia. Cristóbal tuvo que enfrentar un largo proceso judicial por cuestiones más bien vinculadas a la interna política que a cargos a derecho: su segundo honroso lugar en la elección batanense lo devuelve a la vida cívica de pleno derecho político.

Alterado y furioso.

La interna radical deja, también, sus propias lecturas. Una de ellas es que no alcanza con ser "el hombre" de Florencio Aldrey Iglesias para imponerse. Esto lo debe estar meditando el senador por la Quinta Sección Electoral Jesús Porrúa. Su derrota a manos de Honores, vecino de Miramar, y de Fernández, vecino de Tandil, es impactante no sólo por el hecho de la dimensión disímil de las localidades, sino por el impresionante corte de boleta que le propinaron los votantes de la UCR en Mar del Plata al vocero del poder galaico ante la corporación política lugareña. Al senador de la Quinta se le pudrieron los tomates.

Comentá la nota