Malas Lenguas de N&P

Un placer.

Bomberito flojo de papeles.

Culpables.

Un placer.

La regata del Yacht Club auspiciada por la radio 99.9 el pasado 7 de febrero se desarrolló a toda vela en un ambiente de camaradería y alegría de los participantes y amistades de las tripulaciones. El “tercer tiempo” vivido en La Trattoría (Av. Peralta Ramos entre Falucho y Gascón) fue excepcional, tanto por las ricas pizzas que pudieron degustarse como por el brillo aportado a la velada por la banda “Punto com”, integrada por las vocalistas Yanina Volpe y Natalia Fernández, la guitarra de Alejandro Suárez, los teclados de Pablo Tolis, el bajo de Mariano López y la batería de Luis Chávez. Los muchachos “la rompieron” e hicieron bailar a todo el mundo, incluido al pope del Centro Naval, el capitán Juan Carlos Villalba.

Bomberito flojo de papeles.

Lo suyo es la venta ambulante, sin dudas: o se dedica a comerciar casquitos réplicas de los de los bomberos, o rifas de artículos diversos. Siempre en la búsqueda de la obtención rápida y facilonga del vil metal, don Carlos Vázquez casi le emparda a Florencio en eso de ser multipropósito. Don Vázquez, además de hacer radio, escribir y juntar manguera vende lotes con algún ruido legal. En esa precisamente andaban sus compinches de ruta cuando fueron sorprendidos por la patrulla rural que los halló flojitos de papeles. El asunto pintaba para causa penal, pero el fiscal que intervino dijo no, y sólo sería falta municipal.

Culpables.

“Las víctimas que ocasionen los accidentes eléctricos en General Pueyrredon pesarán sobre las conciencias de Aprile, Katz y Pulti" afirmó el concejal de la Coalición Cívica Guillermo Schütrumpf. Schütrumpf sostiene que los 2 accidentes que se produjeron en días pasados relacionados con fallas en las instalaciones eléctricas -uno de ellos en la Av. Luro 3050 y el otro en el propio palacio municipal- se debieron a que el municipio no aplica el reglamento para instalaciones eléctricas, mecánicas, térmicas y de inflamables en sus propios edificios. Será así, nomás, aunque a algunos de los mencionados no se les nota la más mínima preocupación.

Comentá la nota