Las malas lenguas de N&P

› Pagando la cuenta

› A dedo

› Como si fuera poco

› Dos directores para cinco empleados

Pagando la cuenta. Las cosas como son, y hay que decirlas para que se sepan: después del partido, después de la ruidosa derrota y de los nada silenciosos ni sutiles negociados que supo dejarnos a los marplatenses la serie final de esta edición de la Copa Davis, el piso del polideportivo quedó hecho pelota.

Federico Maidana, capo del EMDER, frente a las preguntas periodísticas sobre el estado del piso flotante original, eligió responder lacónicamente: "Y, ya era tiempo de cambiarlo". Traducido al castellano: la urgencia por travestir el Poli en estadio de tenis arruinó la superficie original, que era estupenda. ¿Habrá valido la pena? Que le pregunten a Domingo Robles y a Peñarol, que por unos cuantos días no podrá volver a su localía...

A dedo. Puesto por Jorge Sommi (ex jerarca del Sindicato de Municipales), Eduardo Bronzini es el nuevo jefe de Compras del EMVISUR. Parece ser que su padrino venía "militando" desde hacía tiempo con GAP ese puesto, dicen que clave para cerrar una caja más que interesante en materia de obras para empresas como Coarco, Imepho, Plantel y demás. Y con la única orden de hacer bien los deberes, no vaya a ser que algún piolín quede desafortunadamente desatado.

Como si fuera poco. Perogrullo y Pablo Fernández Abdala vuelven al ruedo con el culebrón del TC 2000 para Mar del Plata.

En la euforia tenística y la tentación por decir cualquier verdura frente a las cámaras de TV, Daniel Scioli y su hermano "Pepe" se anoticiaron sobre el sapo que hicieron con la famosa carrera a la nada, y ni lerdos ni perezosos prometieron el Master Series o Grand Slam de Mar del Plata. GAP salió a replicar que no se podía, que no había moneda, y el Goberna, como gallo machote de gallinero rico, retrucó que cuánta hace falta, que él la tiene, y que la va a poner porque se le canta.

Sin embargo, parece ser que luego del primer papelón, el "intermediario" Fernando "Petunio" Ferrari no estaría dispuesto a poner de nuevo la cabeza en la guillotina por tamaña bomba de humo; pero Fernández Abdala necesita prensa, prensaaaaaa. Qué cara que nos va a seguir saliendo la veda de Pablito en La Capital.

Dos directores para cinco empleados. Así de simple, o mejor dicho casi simple: son 17.000 pesos en dos sueldos para coordinar la tarea de cinco personas. Esas son las cuentas que saca el intendente Perogrullo para agregar un funcionario político más a su Departamento de Prensa; porque si bien estamos en emergencia económica, la imagen sigue siendo todo. Bienvenido el periodista Marcelo Díaz a la planta política del municipio, quien de ahora en más hará de dama de compañía al titular del área, el publicista Maximiliano Scalisi, y de íntimo amigo de su "otra" amiga, Débora Marrero.

Comentá la nota