Las malas lenguas de N&P

› Por las dudas

› Fin de juego

› Apagón y después

› Mal momento

Por las dudas. El presidente del EMTUR, Pablo Fernández Abdala, abrió el paraguas por si las moscas. Digamos que Fernández quiere bajarle la virulencia a los palos que se está ligando, razón por la cual pronostica un verano para el olvido. Se nota que la sanción que le impuso su jefe directo, Florencio Aldrey Iglesias, que lo mantiene marginado de su diario y castigado con su no participación en el consorcio de la Davis, lo ha dejado maltrecho. Ahora, muchacho desprolijo: eso de andar despotricando en cafés de la costa contra el galaico por la mañana para chuparle los calcetines por la tarde es un juego poco decente. Y peligroso. Mirá si el coruñés se entera…

Fin de juego. Hoy domingo, la serie final de Copa Davis llega a su clausura formal. Mientras esto sucede, la seguridad es un lastre que está tirando de la cuerda a nuestro Gobernador y por ende a don GAP Perogrullo. Casi cuatro muertos en una semana por hechos delictivos ha puesto a Mar del Plata (sin contar el papelón del Hermitage) en el abismo, y el intendente, que se mostrara en su campaña como Rudolph Giuliani con su "Tolerancia Cero", hoy paga 50.000 pesos por una persona como César Rosso. El asesor municipal en inseguridad Rosso expresó, ante una consulta periodística sobre la situación que atraviesa la ciudad, el siguiente penoso concepto: “¿Y qué querés que diga?”. Peor aun, desconociendo totalmente la realidad, consultó a los periodistas acerca de si el proyecto firmado entre el intendente Pulti y el ministro Stornelli se había aprobado en el Concejo Deliberante. Triste, caro y no precisamente el mejor.

Apagón y después. La Casa de Mar del Plata se viene abajo y es el fiel reflejo de la gestión Pulti. Ya en tres ocasiones le cortaron la luz por falta de pago, debiendo los empleados abandonar el local cuasi asombrados por lo que tenían ante sus ojos. Ahora se suma que ya no dan más información turística; o sea, que en la capital nacional y donde la Municipalidad de General Pueyrredon paga oneroso alquiler, ya el EMTUR levantó campamento. Digamos que todos los manguitos se van en la fastuosa fiesta de Puerto Madero, pero de información y promoción turística, ná de ná.

Mal momento. El sábado de la semana pasada, el club de rugby Los Cardos, de la localidad de Tandil, recibió por un intercambio deportivo a un grupo de jugadores de Infantiles del club Hindú, de Buenos Aires. Dentro de la comitiva porteña se encontraba el titular de la Oncca, Ricardo Etchegaray, quien había asistido al encuentro acompañando a su hijo, miembro del equipo visitante. Sin embargo, lo que parecía iba a ser una jornada de solaz y esparcimiento para el funcionario, terminó convirtiéndose en un disgusto.

Ocurrió cuando un grupo de productores locales que se encontraban en las instalaciones del club advirtieron la presencia de Etchegaray. La reacción fue inmediata: los chacareros exigieron al presidente de la institución de rugby tandilense la expulsión del funcionario y que se lo declarara persona "no grata". Ante el pedido y el enojo de los asistentes, Etchegaray no tuvo más remedio que esperar en las afueras del complejo que finalizara la actuación de su hijo. Sí, como leyó: lo echaron.

Comentá la nota