Malas Lenguas de N&P

Secreto revelado. El objetivo era que no trascendiera, pero juntar un mínimo de intendentes dispuestos a inmolarse fotográficamente junto a Néstor Kirchner no es para dejar pasar así nomás. Esa fue al causa por la que GAP partió el miércoles raudo hacia la quinta de Olivos: a seguir abonando las cuotas que debe pagar por su pase a las filas kirchneristas en las elecciones pasadas.
Claro que Perogrullo no cuenta con la incontinencia verbal de sus socios Niella, Lalanne, Gómez Muñoz y compañía, que desparraman las promesas que el dolorense le hizo al Pingüino, a cambio de continuar recibiendo financiamiento para soslayar la quiebra del municipio.

*

"Los jueces colaboran poco con el accionar de contralor de la Municipalidad"

...enfatizó con su verba limitada el concejal multideudor Héctor "Mojarrita" Rosso ante el recurso de amparo interpuesto por dueños de bares de Alem, en razón de una clausura efectuada el pasado fin de semana por la comuna. La colaboración de la Justicia no sabemos, pero la del personal de los tribunales municipales, seguro que Perogrullo no la tiene, ya que su personal se sumó a los reclamos y medidas de fuerza de otras 6 dependencias más. En boca cerrada…

*

El sobrino I.

Venía para control de alcoholemia de rutina el viernes 8 de enero: larga fila de señoritos, señoritas, y algún que otro "mammoni" pasado de noche, y de birra. Hasta que saltó el alcoholímetro, y ahí empezaron los problemas. Es que un positivo de 0.60 es algo así como muchísimo, ya que está científicamente establecido que de 0.05 hasta 0.10 de alcohol en sangre, el impedimento mental indicará signos físicos evidentes, como el andar inestable. Que el habla distorsionada se aprecia a partir del 0,15%, la inconciencia aparece para el nivel del 0,4%, y por encima del 0,5%, las partes del cerebro que dirigen la respiración y el latido del corazón pueden ser anestesiadas, causando la muerte. Imagínense, entonces, 0,60. Bueno, precisamente en este estado estaba, sostienen fuentes confiabilísimas, Francisco Rodríguez Serrano, sobrino (así sostenía el beodo) de Florencio Aldrey Iglesias.

*

El sobrino II.

Nos cuentan que era imposible contenerlo: "soy el sobrino de Florencio, déjenme, ¿no saben que van a perder el trabajo? ¡Llámenlo al Intendente!", clamaba el gárrulo embebido en alcohol e impunidades prestadas. Los agentes de Tránsito, no obstante, resistieron a pie juntillas, se apegaron al reglamento, secuestraron el auto en cuestión y dieron curso al procedimiento legal. Ahí los llamados se dirigieron al juzgado de faltas de la doctora Carmen Susana Maffione. Juran en esos pasillos de los tribunales de faltas que jamás se vio presión tan descarada por parte del Ejecutivo, y que lo que más sorprendió fueron los llamados en nombre del coruñés depredador exigiendo la inmediata devolución del vehículo. Sobrino y todo, le impusieron una multa de $1.500, que apeló al tribunal correccional en turno.

*

Distinción.

Doña María del Carmen Álvarez Arguelles, propietaria de los hoteles Costa Galana e Iruña, acaba de recibir la distinción de Ciudadana Ilustre. No sorprendió para nada que la presentación en el Concejo Deliberante la hicieran los concejales Fernando Rizzi y Marcelo Artime, quienes desgranaron el verbo hasta hacerlo por momentos un monumento a la adulación y los lugares comunes. La homenajeada, en cambio, destacó por su sobriedad: leyó su discurso, habló de su esposo, al que rinde siempre el homenaje de la gratitud de una existencia que para ambos fue plena, y dejó en claro el dolor que le significa que él no pueda ver sus emprendimientos en toda su magnificencia. Simple, sin estridencias, mesurado. Hace falta. Vaya contraste con el ejemplo anterior.

Comentá la nota