Malas Lenguas de N&P

Renuncia.

Conflicto.

Que vengan los bomberos.

Gastando la nuestra.

Renuncia.

De perfil bajo, el licenciado César Abel Ayala ha renunciado recientemente al PJ, carta documento mediante. La misiva enumera un rosario de aguantes y amarguras varias que han impactado el ánimo de Ayala durante todos estos años de pertenencia política al partido creado por Juan Domingo Perón. La carta, dirigida a Raúl Balestrini, vice gobernador de la provincia de Buenos Aires, señala, entre otras consideraciones: "El PJ hace 17 años que gobierna el país y 22 años que gobierna la provincia de Buenos Aires, y nadie se hace cargo de nada, siempre se culpa al anterior (…) No pretendo para mi partido el triste final del PRI mexicano". Una de las cuestiones que parece haberle agotado la paciencia al sociólogo marplatense fue la frase de Aníbal Fernández "se van a tener que meter la marchita en el culo" (los peronistas, claro). Dice Ayala que para compartir el ritual militar de saludo uno, saludo dos no se requiere de un partido político, recordando que él ya hizo el servicio militar, y apuntándole a Balestrini que espera que se trate su renuncia con la mayor celeridad. Cierra el encuestador local el pedido con una ironía de exquisita factura: "en caso de ser considerada la misma (la renuncia) un desacato a la obediencia debida, aceptaré gustoso la expulsión del partido". Todo un testimonio del descalabro del PJ.

Conflicto.

El retorno de José María Conte al EMVISUR dejó en muy mala posición al idóneo Eduardo Cermello, numerario municipal afectado a dicha área, que en su momento presentó una denuncia penal contra Conte. Conte había puesto los pies en polvorosa el día de la caída de Blas Aurelio Primo Aprile, no sin antes deshacerse de cierta documentación en anticipado San Juan y San Pedro. Cermello, ante la difusión de la quema de esos documentos, entendió como funcionario y ciudadano que debía hacer la denuncia. La misma, en estos años, ha tenido destino de cajón, previa desestimación de parte de la fiscalía actuante. Han pasado 2.880 días desde que Aprile renunció, Conte volvió y Cermello ahora la está pasando mal. ¿Algo huele mal, y no es precisamente en Dinamarca? Claro.

Que vengan los bomberos.

Los focos de incendio en esta administración se propagan sin control: retención de tareas por no pagar los aguinaldos en tiempo y forma; de tres a cuatro meses de atraso (y más) en el pago a proveedores; paro de actividades por falta de equipamiento en Tránsito (amén de las motos nuevas y grúas que nunca llegaron); rescisión de contratos por falta de pago o la pena que da ver cómo se caen a pedazos las salas del Centro Cultural; falta de pago a la Mutual de Guardavidas, los cinco meses de mora en el pago del edificio donde funciona la Agencia de Recaudación Municipal de la calle Moreno o su similar de Defensa al Consumidor en la calle San Martín… Extensa es la lista de "cadáveres" que va dejando la gestión de Perogrullo Pulti.

Gastando la nuestra.

Por demás curioso es el informe de cierre de año que gentilmente Perogrullo Pulti publica en la web del municipio acerca de los gastos en publicidad. Realmente destacamos el criterio con el cual se invierten los fondos públicos para publicitar los actos de Gobierno. Ya nos explayamos sobre los $24.000 pesos que se abonaron para la periodista del diario La Capital Natalia Prieto; y ahora mencionamos el programa "El Día D", que se emite por el cable de Don Florencio y por el cual se abonaron cerca de $32.000 pesos (¿sabrá el coruñés que su diario sólo facturó $8.000 más?). Y dejamos para el final el colmo de los colmos: contando nuestro municipio con numerosos vehículos oficiales (camionetas, autos, minibuses y demás), Perogrullo gastó a lo largo de 2009 $12.000 en alquiler de colectivos para pasear a los funcionarios kirchneristas y sciolistas por nuestra ciudad. ¿Y si prueban con el "Olitas", que quizá salga más barato?

Comentá la nota