MALARGÜE: Actividad caprina Ha sido un año de muy buena producción de chivitos en el departamento

Las excelentes condiciones climáticas que se dieron durante el año tanto en el llano como en la cordillera, donde se registraron abundantes lluvias, y un invierno sin mucho frío, fueron factores determinantes para obtener una buena producción de chivitos.
Las pariciones fueron muy superiores a las del año pasado pero lamentablemente, a raíz de la situación económica imperante en el país y el mundo, las ventas se han contraído un 30 por ciento aproximadamente.

El chivito es apetecido en el mundo por tratarse de carne magra, es decir con muy poca grasa, y en el caso de la que se produce en el departamento tiene un mercado ya ganado por el sabor especial de los animales. Este es un valor adicional debido a las características de las pasturas naturales que ingieren los animales en los valles andinos.

Malargüe, de acuerdo a lo que nos manifestó José Muñoz, director de Promoción de Desarrollo Agrícola-Ganadero del departamento, tiene una producción de cabríos que oscila entre las 160 mil y 200 mil cabezas al año. Indicó, además, que este año hubo y está habiendo una parición excepcional (ese período va de septiembre a diciembre), pero lamentablemente el faenamiento de animales tiene una notoria diferencia comparada con la de otros años debido a que no se registra una demanda sostenida del consumo tanto en el mercado nacional como del exterior.

La producción del departamento tiene buen mercado en San Luis, Santiago del Estero y Córdoba, mientras que las ventas al exterior llegan hasta Costa de Marfil, en el continente africano. Además, se exportan a Estados Unidos las glotis (glándulas tiroides) para uso medicinal. De ellas se extrae una enzima que emplean en el preparado de medicamentos para eliminar las grasas en humanos.

Por año se venden alrededor de 120 mil cabezas en el período que se extiende de noviembre a mayo, franja en la que primero se comercializa el chivito, y a instancia seguida la cabrilla. De ese total, en el departamento se faena un 70 por ciento y el resto sale en pié.

Este año, el productor logró obtener un precio por cada animal de entre 8 y 9 kilos de unos 50 o 60 pesos, mientras que en Malargüe los valores, según las carnicerías, van de 60 a 100 pesos, con un precio promedio de 85 pesos. Mientras que con relación a volumen de venta general se estima que hay una caída del 30 por ciento respecto al año pasado.

Comentá la nota