Maíz con el sello de Moreno

Maíz con el sello de Moreno
Acordó la compra de 15 mil toneladas de maíz para distribuir en algunas localidades bonaerenses y organizó el reparto sin avisarles a los intendentes, al Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia y a la Secretaría de Agricultura.
El viernes comenzaron a llegar a la pequeña localidad de Villa Iris, ubicada al suroeste de la provincia de Buenos Aires, decenas de camiones cargados con maíz para alimentar al ganado que está siendo afectado por la sequía. La ayuda fue gestionada personalmente por un productor llamado Juan Manuel Garciarena ante el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que se encargó de dar respuesta a la solicitud poniéndole su sello a la operación. Moreno acordó con las grandes exportadoras de cereales la compra de 15 mil toneladas de maíz para distribuir en Villa Iris, Carmen de Patagones y Villarino, designó a Garciarena como responsable de la distribución y ni les avisó a los intendentes de esas localidades, al ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Emilio Monzó, y al secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, que iba a enviar los granos, generando malestar entre los funcionarios.

“Los productores necesitan la ayuda, pero ésta no es la forma. En el municipio funciona una comisión de emergencia agropecuaria integrada por las autoridades locales, representantes de la provincia, productores, cooperativas de acopio y miembros del INTA, pero Moreno le envió el maíz a un productor conocido suyo y nadie sabe qué criterio se va a utilizar para el reparto”, aseguró a Página/12 Horacio Luis López, intendente de Puan, distrito que alberga a la localidad de Villa Iris.

Las entidades rurales también criticaron la “operación maíz” que está llevando adelante Moreno, pues consideran que el objetivo del funcionario es lograr la adhesión de algunos productores a la política oficial distribuyendo los granos de modo discrecional. “Lo que está haciendo es fomentar el clientelismo político”, declaró a Página/12, el productor Miguel Quarleri, miembro de Federación Agraria, entidad que ayer hizo circular un comunicado criticando la decisión.

Los camiones han ido descargando el maíz en un centro de acopio privado perteneciente a la empresa Fuxu, firma que a comienzos de la década del ’90 compró la planta subterránea que antes pertenecía a la ex Junta Nacional de Granos en Villa Iris. Según les informó Garciarena a algunos productores de la zona, se van a distribuir 6 mil toneladas en Villa Iris, tres mil en Villarino y otras seis mil en Algarrobo y Stroeder, dos pueblos de Carmen de Patagones. “En todas las localidades que conforman Puan hay muchos productores afectados por la sequía, pero según parece que sólo asistirán a los de Villa Iris”, señaló a este diario el intendente López, que no pudo ocultar su disgusto por la forma en que se implementó la ayuda.

En el Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires y en la Secretaría de Agricultura también dejaron trascender su malestar ante este diario porque ambos son los organismos encargados de implementar la política agropecuaria en la región y Moreno ni siquiera les avisó lo que estaba haciendo, recostándose exclusivamente en Garciarena, un criador de ganado Hereford y Aberdeen Angus, que obtuvo premios en varias exposiciones y además es dueño de un establecimiento llamado Cabaña Santa Paula.

Garciarena contactó a Moreno a través de Analía Quiroga, una ex dirigente de Carbap, que adquirió notoriedad cuando dijo que el entonces presidente Néstor Kirchner no tenía materia gris y luego sorprendió al acercarse a Moreno, con quien se reúne periódicamente para analizar la situación del sector agropecuario y asesorarlo de manera informal.

Página/12 intentó contactar ayer por la tarde a Garciarena para tener más precisiones sobre cuál será el criterio de distribución del maíz, pero no pudo ubicarlo porque este productor se encontraba viajando para la Capital Federal. Hoy asistirá a la quinta de Olivos para presenciar los anuncios que realizará la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Comentá la nota