Maipú y Capital iniciaron el año con despidos

Rescindieron contratos de locación en áreas sensibles y hubo reclamos y acusaciones de los gremios. Habría más casos.
En algunos municipios del Gran Mendoza se dejaron caer contratos de empleados temporarios de esas reparticiones, lo que es una medida legal de los jefes comunales que lleva gran zozobra a muchos hogares.

Se actúa así en razón de la necesidad de rearmar sectores y también por las conveniencias políticas de atender reclamos de un sector gremial en detrimento de otro.

Esta realidad de contratos que cesan, se enmarca en un momento en que las estructuras municipales le están exigiendo al gobierno de Celso Jaque más dinero, a través de la creación de un fondo de infraestructura municipal y un cambio en la actual ley de coparticipación.

Yendo de lleno a los contratos que caducaron con el comienzo del año, en Maipú se adoptó la decisión de poner fin a 44 contratos de locación, en áreas tan diversas como obras públicas, hacienda y salud.

En este último ámbito, el sanitario, el tema molestó mucho a la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros), porque la administración Bermejo hizo concluir la relación con dos profesionales de ese gremio, la doctora Laura Encina (ginecóloga) y Paula Aimé (medica de familia).

Para la doctora Isabel Del Pópolo, secretaria general de la entidad gremial profesional, "es un agravio a nuestra entidad porque la doctora Encina, además de una excelente profesional, es delegada gremial". La doctora Del Pópolo y otros dirigentes, dijeron que la caída de esos dos puestos es un ataque del Sindicato de Empleados Municipales de Maipú (SEMM) contra la asociación.

La comuna explicó, por parte del secretario de Gobierno, Alejandro Bermejo, que no había ninguna animosidad contra la estructura gremial. Sin embargo, aclaró que la incumbencia gremial de la doctora Encina no era reconocida por aplicación de resoluciones ministeriales de la cartera de Trabajo.

Tanto la doctora Encina como su colega Aimé fueron defendidas también por habitantes de las jurisdicciones donde trabajan, ya que Maipú administra sus propios centros de salud.

El doctor Roberto Victoria, asesor de Ampros, que haber apartado a las dos profesionales es una grave ilegalidad frente a las leyes laborales, "porque no son contratos de locación de obra, sino locación de servicio". Aunque hay pocas posibilidades de reincorporar a las dos médicas, el martes habrá una nueva reunión, esta vez con el intendente Adolfo Bermejo.

En tanto, la administración municipal de Capital, cerró 2008 rescindiendo la contratación de 32 personas. Sandra Gómez, secretaria de Gobierno, dijo que se había exagerado al decir que eran 130.

"Se trata -aclaró- de gente con una relación temporaria, que simplemente no se renovó".

También explicó que "la medida se tomó después de un minucioso estudio de los directores de diferentes áreas, que detectaron en estos casos que se trataba de gente que no cumplía con sus tareas en forma eficiente".

Carlos Letri, secretario legislativo del Concejo Deliberante de la Ciudad de Mendoza, y eventualmente a cargo de la Secretaría Habilitada, comentó a este diario que también ese cuerpo deliberativo tomó medidas con personal que no es de planta. "No se renovaron entre 35 y 40 contratos. Varios de ellos son de asesores y secretarios de concejales que tenían contratos de locación", explicó el funcionario municipal.

A este panorama, se añade la realidad de Santa Rosa, donde penden de un hilo 320 contratados.

Comentá la nota