Mafia asfixiante

La existencia de una mafia requiere de una ciudadanía cobarde y una dirigencia cómplice y corrupta para existir y florecer. Los acontecimientos que se desgranan en Mar del Plata en estas semanas y que tienen por epicentro al poder político y a Florencio Aldrey Iglesias, cumplen a la perfección con el combo.
Es tan corrupta esta gestión que encabeza el intendente Gustavo Arnaldo Pulti, que no duda en empujar la compra de un terreno colindante al basural municipal en un valor exorbitante, más allá de todo sentido común. El concejal Héctor Rosso intentó, en la Comisión de Legislación del Concejo Deliberante, la aprobación del proyecto de compra a los valores que pretende Aldrey Iglesias, afectando ignorar que hay en la Legislatura provincial un expediente iniciado por la diputada Julia García, con dictamen de la Comisión de Tierras y en trámite, que se dirige a la expropiación del predio en cuestión.

¿Por qué esta maniobra? Porque Iglesias está urgido de dinero: Transportes 9 de Julio, la empresa de recolección de residuos domiciliarios, le cortó el tributo de trescientos mil pesos mensuales con los que venía "pagando" el silencio del multimedios por la desastrosa tarea que la compañía lleva a cabo en la ciudad.

El caso de Transportes 9 de Julio es emblemático. La empresa se apodera de la ciudad en 1995; lo hace mediante una feroz operación de cooptación que bien podría explicar Fernando Villaverde, en esa época asesor de Mario Roberto Russak. Hasta 2008, la 9 de Julio pagaba una canonjía de quinientos mil pesos por mes; a finales de ese año bajaron a la suma antedicha, y ahora hace meses que no le pagan al coruñés. La razón no es otra que la deuda que la comuna mantiene con la compañía por cuarenta y cinco millones de pesos, aunque el secretario de Hacienda Mariano Pérez Rojas sostenga que la cifra es muy inferior. De todos modos, la deuda municipal supera en tres veces el valor de libros del contratante municipal.

El cuadro es complejo. Los negocios de FAI no andan bien: no ha pagado sueldos en LU9, hay suspensión de empleos en la FM 96.1 y amague de fusión entre LU6 y la 1620, una radio que le fuera entregada con domicilio en el Partido de Mar Chiquita pero funciona en Hipólito Yrigoyen al 2600 de nuestra ciudad. En este esquema, la desesperación de Aldrey es mayúscula, y el resto de los negocios justifican también el estado de ánimo del coruñés: las ventas del diario están por el piso, el Hermitage es una desolación, entre el ya mítico mal servicio y la caída del turismo por cuestiones sanitarias.

El caso del Provincial es peor aun: fuentes a las que les otorgo completa credibilidad sostienen que no posee servicio de aire acondicionado, y que la calefacción a gas no sólo no funciona sino que ha sido reemplazada por calefactores eléctricos, en un hotel que pretende ser cinco estrellas.

Según revelara el diario La Nación en su edición del domingo pasado, "el empresario marplatense amigo de Daniel Scioli Florencio Aldrey le debe al fisco $ 1,4 millón, en tanto que el abogado de Raúl Moneta, Carlos Basílico $ 34.000, y David Sutton Dabbah, allegado al empresario menemista Mario Falak, $ 184.000".

La diputada García se pregunta cómo es posible que un deudor del fisco haya sido beneficiado con una licitación pública a treinta años. La respuesta es simple: se trata de un accionar mafioso, dañino para nuestra comunidad, y al que pocos parecen querer enfrentar.

Comentá la nota