Mafalda se unió a las italianas contra el machismo de Berlusconi

Quino la dibujó gritándole al premier: "No soy una mujer a su disposición". La frase es la respuesta que una opositora le dio a Il Cavaliere cuando la descalificó en un debate público. Ahora el dibujo es el símbolo de una protesta masiva.
Ayer llegaron a 100 mil las mujeres que, ofendidas, repudiaron a Silvio Berlusconi. Y la última adhesión, de una muy joven argentina, ha causado sensación. Mafalda le dice al primer ministro italiano: "No soy una mujer a su disposición". Quino, el papá de Mafalda, envió el dibujo al diario La Repubblica, que lo publica grande en una doble página dedicada a una protesta que se ha convertido en un caso internacional. Mafalda repitió ayer la respuesto que le dió la dirigente opositora del centroizquierda y militante católica Rosy Bindi a Berlusconi, quién la ofendió diciéndole en un debate por televisión: "Usted es más bella que inteligente".

La belleza de Rosy Bindi, una señora de 58 años con la cabeza canosa y no con los cabellos teñidos que cubren la pelada de Berlusconi, es muy discreta. Soltera y casta, ex vicepresidente de la Acción Católica. No es para nada el tipo de las féminas que atraen al supermachista Cavaliere, enredado en varios escándalos en los últimos meses con chicas lindas y menores en fiestas y festicholas non sanctas, o directamente con mujeres pagadas en su residencia de Palazzo Grazioli en Roma.

Estas andanzas seguramente han aumentado la indignación de tantas mujeres. Es impresionante ver las miles de fotos que está publicando La Repubblica. Adolescentes, ancianas, mujeres maduras, grupos juveniles. Todas se proclaman en carteles "Ofendidas por el premier" o "Farabutas", como Berlusconi llamó a sus adversarios políticos y a los periodistas, esos bandidos.

-Usted es más bella que inteligente. No me interesa lo que dice, dijo con desdén Berlusconi en la noche del 8 de octubre a Rosy Bindi en un programa de televisión. "No soy una mujer a su disposición", le respondió la diputada opositora con la voz rota y la cara pálida por la indignación.

Nadie se imaginaba que en dos semanas la reacción iba a ser tan fuerte y extendida. El diario irlandés Iris Times comentó que Berlusconi "despertó el dragón dormido del feminismo italiano", que se veía poco en los últimos veinte años.

Las protestas son cada vez más fuertes y muchas mujeres hasta le toman el pelo al primer ministro. Varias chicas mostraron en una foto un cartel en el que le informaban a Berlusconi: "No sos George Clooney".

La frase "no soy una mujer a su disposición" se ha multiplicado en miles de camisetas, gorros y hasta manteles que se venden por todos lados.

Hace una semana, viendo como crecía la ola femenina contra él, Berlusconi le pidió disculpas a Rosy Bindi aclarando que solo "le dije un chiste de largo consumo". La dirigente de centroizquierda se negó a aceptar las excusas. "Esas no son disculpas, agravan aún más la situación. Eso del 'largo consumo' es como decir que todos piensan lo mismo".

Berlusconi consiguió así e involuntariamente hacer explotar la popularidad de Bindi, ex ministro de Salud Pública en los gobiernos de "sinistra". Ahora a donde va Rosy recibe besos y abrazos, felicitaciones y expresiones de solidaridad, especialmente en el mundo católico, el cual ha frecuentado toda su vida.

Tras estos hechos, tres conocidas intelectuales -Barbara Spinelli, Michela Marzano y Nadia Urbinati-, han lanzado un llamado a las mujeres italianas que está cosechando muchas adhesiones. "Es evidente que el cuerpo de la mujer se ha convertido en un arma política de capital importancia en las manos del primer ministro", señala el manifiesto.

"Es usado (por Berlusconi) como dispositivo de guerra contra la libre discusión, el ejercicio de crítica, la autonomia del pensamiento. La mujer como él la ve y anhela es belleza juvenil, seducción fisica. Pero en primer lugar es completa sumisión a la voluntad del capo."

"Las cualidades consideradas útiles para los shows publicitarios se transforman en dotes políticas esenciales", agrega el llamado, que alude a las mujeres de la tevé y el espectáculo incorporadas al gobierno y al Parlamento por Berlusconi. El manifiesto invita a luchar "contra la cretinización de las mujeres". "Protestamos", concluye. "Este hombre ofende a las mujeres y a la democracia. Detengámoslo".

La astrofísica Margherita Hack destacó en su adhesión que la actitud del primer ministro "es vergonzosa, contra una persona plena de dignidad e inteligencia, entre las más serias de nuestro Parlamento y de la cual deberían tomar ejemplo los ministros de la derecha".

Comentá la nota