Los maestros se meten en la carpa

Una semana antes de la huelga se instalará un campamento temático frente al gobierno porteño. La medida fue anunciada por los tres gremios que no aceptaron el aumento de 110 pesos. Con esta protesta, serán 13 los días de clase perdidos.

Remake. Los maestros armarán la carpa blanca frente a la Jefatura de Gobierno. Los privados quieren que les devuelvan la plata que les descontaron.

Los maestros porteños volverán al paro el 18 y 19 de noviembre e instalarán una carpa frente a la Jefatura de Gobierno durante la semana que viene para repetir las 100 horas de vigilia que realizaron hace 15 días. La medida de fuerza fue anunciada ayer por los tres gremios docentes que no aceptaron el aumento de 110 pesos que les ofreció el gobierno y el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) que sí firmó el acuerdo pero que recibió descuentos en sus sueldos. El reclamo es por un incremento del 20% en sus sueldos, la regularización de 2.500 maestros contratados, mejoras en los edificios de las escuelas y las raciones escolares, y la entrega de la totalidad de las becas a los secundarios porteños. Si se concreta la huelga, serán 13 los días de clases que los alumnos porteños habrán perdido en lo que va del año.

“Este año se cierra con conflicto y el 2009 arrancará de la misma manera si no hay inversión y políticas claras en el área de Educación de la ciudad de Buenos Aires”, amenazó el secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-CTERA), Francisco Nenna. La decisión de llevar adelante una nueva huelga fue tomada ayer al mediodía tras un plenario de 300 delegados del gremio. Nenna confirmó que la medida de fuerza será encarada junto a la Asociación de Enseñanza Media y Superior (Ademys) y Compromiso Docente, los otros sindicatos que rechazaron el ofrecimiento del gobierno porteño.

A último momento se sumó el SADOP, que resolvió anoche en un plenario adherir a la vigilia y a la medida de fuerza. Es que si bien firmaron el acta acuerdo por el aumento que el gobierno porteño les ofreció hace dos semanas y que aceptaron 14 de los 17 sindicatos de maestros, ahora reclaman el cumplimiento de ese documento que estipulaba levantar las medidas de fuerza a cambio de que no se descontaran los días de protesta. Sin embargo, el titular del SADOP, Héctor Neri, denunció que los establecimientos no cumplieron con ese punto del acta y les quitaron hasta 300 pesos de sus haberes: “Tomamos la decisión de realizar una acción directa para que nos devuelvan la plata y se reconozca la autoridad del ministerio por sobre los directores de los colegios”.

Nenna insistió, además, con que la huelga se llevará adelante no sólo por el aumento en los salarios docentes. Siguen vigentes otros reclamos que aún no tuvieron respuesta por parte del ministerio: “El reclamo incluye el pago de becas a los estudiantes de las escuelas medidas, la mejora en la calidad de las raciones en los comedores escolares, la estabilidad de los docentes contratados, la entrega del kit de útiles para los alumnos y reformas edilicias en las escuelas”, resumió el dirigente. Por eso, la protesta incluirá la instalación de una carpa frente a la sede comunal que desde el lunes al mediodía y hasta el viernes por la tarde cumplirá, otra vez, con 100 horas de vigilia, aunque esta vez será temática: todos los días habrá una mesa de discusión diferente.

El jueves por la tarde, los 17 gremios que agrupan a los maestros de la ciudad de Buenos Aires llegaron al Ministerio de Educación para reunirse con su titular, Mariano Narodowski. Sólo habían sido convocados para discutir dos puntos: la libre opción de la obra social y la incorporación a la estructura salarial de los 110 pesos de aumento. Los tres gremios que rechazaron la propuesta –a la que consideran insuficiente, entre otras razones, por ser en negro y no retroactiva a agosto–, ante la negativa del gobierno de abrir el temario hacia otras problemáticas, se levantaron de la mesa de negociación y ratificaron la nueva medida de fuerza.

El ministerio ya anunció que hará cumplir los 180 días de clases obligatorios por ley: por eso los directivos de cada escuela deberán completar durante días hábiles –y no los sábados como se pensó en algún momento– las jornadas que se perdieron por huelgas.

Comentá la nota