"Hay que madurar y mirar para adelante"

Modesto Vázquez asumió como capitán de la Copa Davis; "No espero problemas, estas cosas hay que dejarlas pasar", dijo sobre la situación interna del equipo, y aseguró estar actualizado y capacitado para su misión
Comienza una nueva etapa. Tras casi cuatro años de gestión, Alberto Mancini dejó su cargo de capitán de la Copa Davis luego de la derrota en la final ante España. La Asociación Argentina de Tenis (AAT) decidió su reemplazo por Modesto Tito Vázquez, director de Desarrollo de la entidad y conductor del equipo nacional entre 1986 y 1988, que ayer fue presentado en su cargo, junto con Ricardo Rivera, que será el subcapitán y se mantendrá como conductor del equipo de la Fed Cup. La determinación de la AAT originó las críticas de diversos referentes, pero Vázquez, de 59 años, en una entrevista con LA NACION, expresó que quiere enfocarse en este desafío que comenzará en marzo próximo, ante Holanda, por la 1» rueda del Grupo Mundial.

-¿Cómo estás viviendo este segundo ciclo como capitán?

-Para mí fue una grata sorpresa haber sido designado junto con Caio [Rivera]. No lo esperaba, y cualquiera que hubiera sido la decisión la habría aceptado.

-¿Cómo fue la situación de competir por la capitanía con Martín Jaite, a quien te tocó dirigir?

-Tengo un grato recuerdo de Martín; tuvimos una etapa difícil, porque a él le costaba mucho jugar de local, y de visitante era excelente. Era el mejor doblista que teníamos, pero se cansaba mucho para los tres días y decidimos que sólo se concentrara en los singles. Luego, obtuve su reconocimiento y le estoy agradecido por las declaraciones que hizo, porque a pesar de estar entre los candidatos más firmes, aceptó que no le tocó a él.

-Recién en Australia vas a hablar con los jugadores. ¿Qué esperás de ese encuentro?

-Creo que no puede haber ningún conflicto cuando lo que se desea es lo mismo. Si puedo ayudar al jugador o al entrenador con algún consejo y me lo piden, estaré encantado. Tiene que haber respeto y ganas de trabajar, porque jugar tres días al mejor de cinco sets no es fácil. No espero problemas. Estas cosas que han sucedido hay que dejarlas pasar, hay que madurar y mirar para adelante.

-¿Esperabas las reacciones que se generaron en estos días?

-Lo tomo como algo normal, yo respeto mucho cada opinión. He tenido reacciones de apoyo de entrenadores, jugadores y dirigentes de las federaciones de España, Francia y Gran Bretaña [para la que trabajó durante siete años], que contrarrestan tres o cuatro declaraciones que las acepto, aunque hay que ser más respetuoso cuando se habla, e interiorizarse un poco más en la vida de cada uno antes de hacer una crítica fácil.

-¿Por qué se dio esa situación?

-Creo que las cosas estaban caldeadas por una derrota que no parecía posible; renunció el capitán y había muchos intereses y mucha gente se propuso... Fue un caso especial, espero que esto pase y volvamos a la normalidad.

-¿En qué va a coincidir tu gestión con la de Mancini y en qué se va a diferenciar?

-Cada capitán tiene su punto de vista y es respetable. Luli tuvo un ciclo exitoso, y ojalá podamos hacer algo parecido, pero por ahí los jugadores que uno elige son de acuerdo con las circunstancias. Por lo que vi en estos cuatro partidos de este año, probablemente mis opciones hubieran sido diferentes.

-¿Cuánto cambiaste desde aquel primer ciclo como capitán?

-Ahora soy una persona más madura, y trabajar en la federación británica me dio una manera de trabajar muy profesional. Después, no creo haber perdido la parte estratégica del tenis y estuve en contacto con los futuros jugadores; uno tiene que estar actualizado y capacitado para transmitirles lo mejor.

El primer contacto

Ricardo Rivera hizo los primeros llamados a los tenistas. "Me puse en contacto con Nalbandian, Schwank, Chela y Mónaco, y todos me dijeron que están dispuestos a jugar. Vamos a viajar al Abierto de Australia y allí tendremos la primera reunión con los jugadores", señaló el flamante subcapitán.

Comentá la nota