Maduran inversiones chinas por 300 millones de dólares en Pilar.

Estarán destinadas a montar dos plantas de formulación, comercialización y distribución de agroquímicos. El proceso de elaboración, altamente contaminante, se seguirá realizando en el país asiático.
En medio de la crisis económica y financiera que sacude a todo el planeta, Pilar estaría a punto de recibir una de las inversiones más importantes de los últimos tiempos.

Porque dos empresas de procedencia china -de la provincia de Sichuan- realizan por estos días las gestiones tendientes a instalar en el distrito plantas de formulación, comercialización y distribución de productos agroquímicos.

El desembarco de esos establecimientos implicaría el desembolso en territorio del Partido de 300 millones de dólares (alrededor de 150 por cada empresa).

Debido a que el proceso de elaboración de ese tipo de sustancias es altamente contaminante, los chinos tienen previsto continuar con la fabricación del producto base en el país asiático y trasladar a Pilar sólo el área que se encarga de la dilución de los químicos concentrados y los departamentos de venta y logística.

Según el abogado pilarense César Ferrari, que lleva adelante las tramitaciones tendientes a la radicación en Pilar de las empresas asiáticas, una de las firmas es de capitales privados mientras que la restante pertenece al Estado chino.

Además, Ferrari -que se desempeña también como tesorero de la cámara de comercio local (SCIPA)- aclaró que la obtención de los permisos que habiliten a las compañías a iniciar su actividad demandará unos cuantos meses.

"Ya estamos armando las sucursales locales. Eso nos va a llevar aproximadamente tres meses, más otros seis meses que llevará conseguir las aprobaciones del SENASA que normalmente demoran ese tiempo. Una vez que tengamos las aprobaciones, los chinos ya están pensando en la compra de alguna fábrica que esté desactivada para no perder tiempo en construir sino ya directamente empezar a explorar el mercado, armar la planta de dilución y comenzar a vender acá", manifestó en exclusiva el abogado durante el programa (PDI) Parque de Inversiones que se emite los sábados de 9 a 11 por FM Plaza (92.1 mhz).

De acuerdo a esos plazos, Ferrari estima que recién durante el primer semestre del año que viene, las empresas chinas estarán en condiciones de iniciar su actividad en Pilar.

A su vez, el gestor local de este desembarco de capitales asiáticos en Pilar que no registra antecedentes destacó que los empresarios chinos "no eligieron Pilar casualmente, sino que eligieron Pilar porque saben muy bien que es un punto de distribución estratégico para toda la pampa húmeda".

Sin intermediarios

Una de las principales razones que impulsó a las empresas del gigante asiático a buscar refugio en Pilar fue evitar las malas experiencias registradas en el pasado con intermediarios argentinos que se encargaron de la comercialización de sus productos a nivel nacional.

"Estas empresas chinas productoras de agroquímicos tuvieron problemas con su contraparte argentina por problemas de cobros. Pero ellos no dejaron de ver el mercado, vieron que era un mercado muy importante y que nuestra producción primaria es el agro. Entonces dijeron, ‘para no seguir teniendo estos problemas vamos a instalarnos en la Argentina’", contó Ferrari que volvió de hace pocos días de su decimoquinto viaje a China, donde no sólo se encargó de las gestiones vinculadas con estas inversiones sino que también trabajó en la organización de la misión comercial a ese país que impulsa la SCIPA para mayo próximo.

Con respecto al monto de la inversión asiática que llegará a Pilar, el abogado detalló: "según la planilla de cálculo de inversión que me mandaron hace dos días, estiman invertir unos 150 millones de dólares por empresa. Eso va a balancear de alguna manera la inversión que está haciendo la Argentina en China que es de 300 millones de dólares. China hasta ahora sólo había invertido en la Argentina 100 millones de dólares en exploración minera. Es muy poco el intercambio que se tiene con China a pesar del mercado fabuloso; entonces hay que hacer todo lo posible para incentivarlo", concluyó.

Las inversiones que no fueron

Un cuento chino que ridiculizó al Gobierno

A fines del 2004, el Gobierno que en ese entonces encabezaba Néstor Kirchner anunció en medio de una gran expectativa que un puñado de empresas que representaban a la República Popular China invertiría en la Argentina 20 mil millones de dólares. En esos acuerdos se avanzó poco: la Casa Rosada no informó más sobre el asunto. Y el Estado chino no reconoció nunca a esas empresas; más bien, pidió olvidar el mal paso.

El 16 de noviembre de 2004, el presidente Hu Jintao llegó a la Argentina en medio de un revuelo mediático, pero nunca convalidó el denominado "mega anuncio". Se retiró antes de que se hiciera.

El Gobierno, según coincidieron desde la propia Casa Rosada, fue víctima de supuestos influyentes que hablaban "en nombre" de China y que convencieron al secretario de Transportes, Ricardo Jaime, de que tenían grandes proyectos para nuestro país: 20 mil millones de dólares en negocios productivos y 14 mil millones para un mega préstamo destinado a cancelar la deuda con el FMI.

Días antes de la visita de Hu, el gobierno de China le pidió a la Casa Rosada que no firmase los acuerdos. Por contrapartida, Balcarce 50 gestionó hasta último momento una bendición de Hu a esas empresas que nunca llegó. Kirchner y Jaime avanzaron; el "mega anuncio" estaba en los diarios y era difícil retroceder de ellos. Además, algunos intermediarios se atribuían relaciones con el Partido Comunista chino y con el aparato militar de ese país.

El agregado económico comercial de la embajada china, Wang Chuanxin, dijo meses después que "la comitiva de Hu nunca tuvo conocimiento de esos acuerdos, ni de esas inversiones, ni de los empresarios, ni de las empresas autodenominadas chinas". Sin embargo, aclaró: "Todo eso es pasado, queremos consolidar la relación entre ambos países".

Comentá la nota